Etiquetado: revolución

0

Grafitis para neandertales (selección lírica)

Selección de textos del “libro híbrido” de Jorge Riechmann “en cuya aleación se mezclan micro-ensayos en prosa y poemas. El cicerone que nos guía por sus páginas es Ñor, una suerte de monje taoísta preocupado por la revelación al mundo de su destino: el colapso ecológico-social y antropológico como consecuencia del fracaso estrepitoso del capitalismo”.

0

Reseña de «Ecosocialismo descalzo. Tentativas»

Luis González Reyes reseña el libro de Riechmann, Almazán, Madorrán y Santiago: “Que el ecosocialismo esté en construcción y sea tentativo no quiere decir que lo que contiene el libro sea superficial, ni mucho menos. El libro es potente, muy potente en algunas de sus partes. Con propuestas que suponen una sacudida intelectual, y por lo tanto estratégica, notable.”

1

El camino imposible hacia la transición renovable

[Antonio Turiel] Éste es el gran problema de la transición energética. No es sólo que se consiga una rentabilidad a la altura de las expectativas de los inversores, sino que, en cuanto se habla de un cambio radical y a gran escala de la matriz energética, se hace necesario cambiar todo el sistema productivo y, por ende, el sistema económico. Yendo más lejos aún, no queda más remedio que abandonar dos pilares del capitalismo: la liberalización económica de los sectores productivos y el crecimiento perpetuo.

1

La lucha no es el único camino (Las tres vías para el cambio social en tiempos de colapso)

[Emilio Santiago Muíño] En la historia han existido, desde siempre, tres vías de cambio social. La primera es el conflicto. Este puede ser violento o no violento, a través de las instituciones o a través de la acción directa, desde partidos o desde sindicatos, movimientos sociales o, simplemente, explosiones de gente colérica que está hasta los ovarios y los cojones de su vida diaria.

3

Tiempo de descomponedores

[Marga Mediavilla] Quizá lo que nos pasa es que no hemos entendido el signo de estos tiempos y nuestra frustración viene que esperamos que los procesos sociales germinen como hicieron los de siglos pasados: épocas marcadas por la expansión y la energía creciente que podríamos comparar con la primavera y el verano. En esta década estamos empezando a vivir una época en la historia humana que se asemeja al otoño tardío y el principio del invierno: el momento en que las energías declinan y todo se descompone.