15/15\15 de revolutione in collapso

9

La pobre Europa que no puede ser solidaria

[Marga Mediavilla] Las zonas rurales del centro de España, por ejemplo, bien podrían recibir miles refugiados que estuvieran dispuestos a cultivar la tierra y dar vida a todos esos cientos de pueblos que están al borde de la extinción (…).

1

La lucha no es el único camino (Las tres vías para el cambio social en tiempos de colapso)

[Emilio Santiago Muíño] En la historia han existido, desde siempre, tres vías de cambio social. La primera es el conflicto. Este puede ser violento o no violento, a través de las instituciones o a través de la acción directa, desde partidos o desde sindicatos, movimientos sociales o, simplemente, explosiones de gente colérica que está hasta los ovarios y los cojones de su vida diaria.

3

Mindfulness, ideología y transición

[Pepe Valverde] Ampliar nuestro proceso individual de liberación significa cambiar el enfoque hacia nuestro interior, pero también hacia la Tierra. Completarlo con una visión sistémica de la Vida, llenarlo de relaciones enriquecedoras con la otredad del mundo. Y asociarnos para compartir el proceso significa compartir lo hallado, sí, pero también utilizar nuestra capacidad creativa para generar soluciones prácticas que nos permitan cruzar con garantías el proceso de transición.

2

¿Qué puedes hacer? Vivienda

[Miquel Tort] Lo que sigue a continuación es nuestra experiencia, lo que hemos hecho en casa y que no pretende nada más que ser un ejemplo de cosas que se pueden hacer si nos lo proponemos.

3

Tiempo de descomponedores

[Marga Mediavilla] Quizá lo que nos pasa es que no hemos entendido el signo de estos tiempos y nuestra frustración viene que esperamos que los procesos sociales germinen como hicieron los de siglos pasados: épocas marcadas por la expansión y la energía creciente que podríamos comparar con la primavera y el verano. En esta década estamos empezando a vivir una época en la historia humana que se asemeja al otoño tardío y el principio del invierno: el momento en que las energías declinan y todo se descompone.

0

España no fue Grecia, fue Ucrania

Relato de ficción distópica a cargo de Max Rokata. “No hay intención de meter miedo o hacer entrar en ensoñación, pero a veces apelar a sensaciones humanas potentes puede servirnos para llegar a más personas y, si hay suerte, para que el mensaje cale y evitemos los escenarios más duros, para que tomemos la iniciativa, empujando hacía otros más amables con el ser humano y el resto de la biosfera.”