Víctor García Aranda
Fotografía: Víctor García Aranda (fragmento).

Reseña de «El sol de los lobos»

//
Share

El sol de los lobos (portada). Laura de la FuenteEl Sol de los Lobos será el tercer poemario que publique la poeta y actriz Laura de la Fuente, tras Cuadernos para náufragos y En mi tierra de nadie. Bajo el sugestivo subtítulo “Poemas hacia un desvanecimiento de la poesía”, reúne 30 poemas elaborados de 2018 a 2021, con un tono entre cenital y esperanzado que, en último término, es un canto a la vida.

La primera sensación que puede tener el lector es que la vida se ha rebasado, indudablemente. Pero a este momento terminal lo sigue la voluntad de construir una vida nueva, como se plasma en el poema de tal nombre, en cuyos cuatro últimos versos expone la autora:

Para una vida nueva me acuesto cada día
entre los escombros de la luz y del temblor;
recorro de memoria cenizas río arriba

y me entierro viva

Hay una constatación de tono gramsciano que parece recorrer por momentos el poemario: el mundo viejo aún no ha acabado de morir y el nuevo no ha acabado de nacer. Se ve en el poema 22 cuando la autora nos dice “Tiempos mejores vendrán/ tiempos mejores que yo” y culmina con “Lo teníamos todo. Menos lo que había que tener.” También en «Peticiones» al expresar “Aprovechemos el derrumbe/Empecemos de cero” mientras clama por un esfuerzo colectivo que acabe con la impostura en que vivimos:

Empujemos juntos hacia el derribo
de las caducas certezas que desangran
la armonía del suelo y la labranza.
Tumbad la fábula del crecimiento
infinito que construye y que arrastra
un edificio de fe y de peligro

Y es que todo el poemario está recorrido por una certera crítica al sistema y sus disfunciones, a ese anhelo estéril y mortal de infinitud de esto que llamamos civilización, que ha parecido olvidar que nada hay eterno y que todas las horas hieren y la última mata (vulnerant omnes, ultima necat). Así podemos verlo en «Si la ciudad», en el que el núcleo de la civilización o la civilización misma parecen encarnar la antítesis de la vida o, cuando menos, un freno para el afrontamiento de las verdades que exige nuestra supervivencia:

Si la ciudad no ocultara,
si no despistara tanto,
hace más de medio siglo
habríamos comenzado
a lanzar nuestras preguntas
por el lado más sensato;

Y nos recuerda que “(s)abríamos que es mortal/ el mundo y este sol de los pájaros” y “el mundo sería otro”, porque a la dolorosa constatación de lo presente la acompaña un trasfondo de esperanza, que asoma leve pero constante, como un canto que celebra la vida en todas sus facetas, desde lo personal a lo colectivo, como contraste a este Pandemónium que habitamos.

Así, en «Un poema más, un poema menos, un sosegado inventario de desastres» (No hay remedio, sabemos, se extinguen los recursos,/ como tribus de nieve se nos deshace el pulso/ por la gran tubería que deshiela este mundo./ Se acerca, sin enmienda, el final del discurso.) remata con un asomo de esperanza o, cuando menos, un canto a la resistencia:

En nuestros corazones palpita el nuevo mundo,
prende, exige, se cansa del suicidio y del lucro.
Organicemos la vida sin deuda ni sepulcro.
Fuera de los Estados cambiemos nuestro rumbo.
En los pueblos la leña, en lo sagrado el junco,
la comunión y el hambre nos unen en lo abrupto.

Mientras que en otros poemas de tono más estrictamente personal, como «Tortugas de terciopelo», dedicada a su hijo, se paladea con más fuerza una celebración de la vida que se acompaña de certera ternura cuando la poeta finaliza:

Cuando tú te despiertas
brota la luz primera del universo.
Y yo te miro alucinada
como si no pudieras ser cierto.

Estamos, por tanto, ante un poemario que sin alharaca, artificio o esfuerzo alguno es fundamentalmente decrecentista, como observación, actitud y anhelo. Que participa de los temas perennes de la poesía, navega los paisajes de la vida personal de la autora y, al mismo tiempo, aborda las cuestiones fundamentales y vitales de nuestro tiempo, que podrían resumirse en la evidente superación por el modo de vida occidental de los límites materiales e incluso mentales de la vida misma y la necesidad de construir una vida nueva.

Víctor García Aranda
Fotografía: Víctor García Aranda (fragmento).
Click to rate this post!
[Total: 0 Average: 0]
Share

Abogado de profesión. Participó en política dentro del PSdeG y en su organización juvenil XSG. Formó parte de la corriente Izquierda Socialista, de la que fue portavoz en Galicia. Durante la crisis de 2008 comienza a alejarse de los paradigmas reformistas que considera deliberadamente miopes a los límites ecológicos y energéticos y toma plena conciencia sobre la incorregible naturaleza expansionista y predadora del sistema industrial y su insostenibilidad intrínseca. Durante esos años entra en contacto con colectivos y activistas y participa en diversas iniciativas como la colaboración para la publicación de la Guía para o descenso enerxético de Vépera de Nada, o la suscripción del manifiesto Última Llamada. Actualmente forma parte de Alternativa Republicana.

1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Reseña de «Técnica y tecnología. Cómo conversar con un tecnófilo»

Siguiente artículo

Madrid en un contexto de crisis sistémica

Lo último de Blog

Potosí: el colapso

[Martin Mantxo] Los civilizados obviaron la alarma indígena y provocaron el agotamiento y el hundimiento, y