Ilustración: Casdeiro
Casdeiro, after Keith Johnston & FunDraw.com.

Cero neto, un gran engaño

/
Share

(Artículo publicado inicialmente en el boletín mensual del autor en mayo del 2021. Traducido con permiso por Moisès Casado y revisado por Manuel Casal Lodeiro.)

Los gobiernos y los líderes empresariales del mundo parecen comprometidos con una reducción significativa de las emisiones de carbono.

Las ocho mayores empresas de petróleo y gas que cotizan en bolsa han anunciado planes para conseguir cero emisiones netas de carbono en las próximas décadas. El presidente de Estados Unidos propuso recientemente un programa para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al menos en un 50% para 2030. El Reino Unido y Canadá tienen previsto dejar de fabricar coches con motor de combustión interna en los próximos 20 años. Podría seguir.

Esto es delirante.

La economía mundial depende en un 79% de la energía fósil. La sustitución por energías no fósiles no puede producirse con la suficiente rapidez como para reducir las emisiones y mantener los niveles actuales de actividad y crecimiento económicos. Los combustibles fósiles no pueden abandonarse porque la producción de energía no-fósil requiere un uso sustancial de carbono.

La presidente de la Comisión Europea Ursula von der Leyen en un acto sobre el objetivo de la ‘neutralidad climática’ europea en 2050.
Los vehículos eléctricos, los paneles solares y los aerogeneradores no se producen con energía solar y eólica. Están hechos de metal y minerales que requieren energía fósil para su extracción, transporte, fabricación y distribución. El gasóleo es el principal combustible para la minería y para el envío de materias primas a las plantas de fabricación.

También es el principal combustible para enviar los productos acabados a través de los océanos hasta los mercados de consumo. Una vez que los vehículos eléctricos, los paneles solares y las turbinas eólicas llegan a las ciudades portuarias, son transportados por trenes y camiones que funcionan con diésel hasta los consumidores finales.

La metalurgia extractiva para producir acero y otros metales y minerales para los vehículos eléctricos y las energías renovables requiere un calor extremo. El mineral de hierro debe calentarse a unos 2.300 °F (1.250 °C) para fabricar acero. Esto no puede hacerse comercialmente con energía eléctrica ni hay lugar para las fluctuaciones o cortes de energía debido a la intermitencia de las renovables.

De hecho, casi el 8% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en 2020 procedían de la fundición de hierro, acero y metales no ferrosos. Eso es la mitad de las emisiones del transporte. Es difícil imaginar cómo van a disminuir las emisiones procedentes de la producción de metales en un mundo con más vehículos eléctricos, paneles solares y turbinas eólicas.

Además, está el problema del cambio de equipamiento. Hay aproximadamente 1.600 millones de coches y camiones en el mundo. Menos del 1% de ellos (8,5 millones) son eléctricos. En nuestro camino hacia las emisiones cero, ¿qué ocurre con todos esos vehículos que funcionan con gasolina o gasóleo?

Quienes piensan que el transporte es el principal uso de los motores de combustión interna, deberían pensarlo mejor. De los 165 millones de motores de combustión interna que se fabricaron en 2020, menos de la mitad (78 millones) se destinaron a la automoción. La agricultura, la industria manufacturera, la generación de energía, la industra forestal y la construcción representan el otro 53%.

A pesar de todo el énfasis que se pone en los vehículos eléctricos, el sector del transporte sólo representó el 16% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en 2020 (Figura 1). El sector industrial fue la mayor fuente, con un 29%, seguido de cerca por el agrícola, con un 28%, y el residencial-comercial, con un 18%.

Figura 1. El transporte representó el 16% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en 2020. Fuente: World Resources Institute, Our World in Data & Labyrinth Consulting Services, Inc.
Figura 1. El transporte representó el 16% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero en 2020. Fuente: Our World in Data, World Resources Institute, ONU.

La energía es un sistema. No se puede encontrar un camino para reducir las emisiones globales atacando uno de los componentes sin tener en cuenta el estado y sus interrelaciones con otras partes del sistema.

El consumo de energía es, sin duda, la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero y los combustibles fósiles son la fuente del 79% de la energía mundial. Por lo tanto, es razonable asumir que la energía fósil es el mayor causante de emisiones. Sin embargo, no es razonable suponer que este problema pueda resolverse sustituyendo la energía fósil por otros tipos de energía.

Los sectores industrial, agrícola y residencial-comercial representan el 75% de las emisiones de efecto invernadero porque utilizan más energía fósil que el sector del transporte. No tiene mucho sentido atacar el transporte e ignorar sectores que son responsables de mayores emisiones. Tiene aun menos sentido abogar por acabar con el uso de la energía fósil cuando la supervivencia de la sociedad depende de la alimentación, la industria, los negocios y la vivienda, al menos sin un plan para sustituirla.

Figura 2. No es razonable esperar que el uso de la energía fósil disminuya por sustitución. La energía fósil representa el 79% del consumo mundial, la renovable el 4% y la no fósil el 21%. La única forma razonable de abordar el cambio climático es reducir el consumo total. Fuente: Our World in Data, UN & Labyrinth Consulting Services, Inc.
Figura 2. No es razonable esperar que el uso de la energía fósil disminuya por sustitución. La energía fósil representa el 79% del consumo mundial, la renovable el 4% y la no fósil el 21%. La única forma razonable de abordar el cambio climático es reducir el consumo total. Fuente: Our World in Data, UN

Incluso si las energías renovables no requiriesen los aportes de energía fósil descritos anteriormente, sólo representan el 4% de la actual combinación energética mundial (Figura 2). Todas las fuentes no-fósiles, incluidas las energías renovables, la hidroeléctrica, la nuclear y la biomasa, sólo representan el 21% del suministro energético. El plan más agresivo y optimista para aumentar su contribución no podría sustituir nuestras necesidades de energía fósil en un plazo de tiempo inferior a varias décadas, si es ello fuese posible.

Toda la información que he resumido lleva a una sola conclusión: un menor consumo total de energía es el único camino para reducir las emisiones de carbono. Las sustituciones tendrán más éxito en algunos sectores que en otros, pero serán errores de redondeo en comparación con las ganancias derivadas del simple uso de menos energía.

Un menor consumo de energía provocará un crecimiento económico menor o negativo.

Los economistas te dirán que podemos desvincular el crecimiento del consumo de materiales, pero eso es un sinsentido total. —Vaclav Smil

La Figura 2 también muestra que el consumo de energía y la población se moverán casi con toda seguridad en la misma dirección. Smil sugiere que el mundo debe reducir su consumo al nivel de los años 60 para que las emisiones se sitúen en rangos aceptables.

Puede que tenga razón, pero no veo ninguna posibilidad de que el mundo elija ese camino. Las proclamaciones de cero emisiones por parte de los gobiernos y las empresas del mundo se tambalearán cuando quede claro que una reducción significativa de las emisiones de carbono supondrá inevitablemente el fin del crecimiento económico.

No sé si nuestros líderes son incapaces de entender o simplemente no están dispuestos a reconocer públicamente lo obvio: una descarbonización significativa sin cambios radicales en el nivel de vida y de población mundial es un delirio.

Esta imagen de las luces de la ciudad de la Tierra fue creada con datos del Sistema de Líneas de Escáner Operativo (OLS) del Programa de Satélites Meteorológicos de Defensa (DMSP). Diseñado originalmente para ver las nubes a la luz de la luna, el OLS también se utiliza para cartografiar la ubicación de las luces permanentes en la superficie de la Tierra.
Esta imagen de las luces de la ciudad de la Tierra fue creada con datos del Sistema de Líneas de Escáner Operativo (OLS) del Programa de Satélites Meteorológicos de Defensa (DMSP). Diseñado originalmente para ver las nubes a la luz de la luna, el OLS también se utiliza para cartografiar la ubicación de las luces permanentes en la superficie de la Tierra. Fuente: NASA
Share

Geólogo con más de 40 años de experiencia en los sectores del petróleo y del gas, y experto en el área de los esquistos en los EE. UU. Trabaja de consultor de inversiones en la industria del petróleo y para varias empresas petrolíferas. Es asiduo conferenciante sobre cuestiones energéticas, sobre las que también ha participado como experto en entrevistas para medios de comunicación como CBS, CNBC, CNN, CBC, Platt’s Energy Week, BNN, Bloomberg, Platt’s, The Financial Times, The Wall Street Journal, Rolling Stone y The New York Times. Es editor asociado del American Association of Petroleum Geologists Bulletin y forma o ha formado parte de la directiva de organizaciones como ASPO (Association for the Study of Peak Oil), The Houston Geological Society y The Society of Independent Professional Earth Scientists. También es licenciado en historia de Oriente Medio.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Vivir (selección de relatos, I)

Siguiente artículo

Biomimetismo: enfoque ilusorio vs. enfoque utópico

Lo último de Blog