Ariadna Uve.

Vamos a echar cuentas

/
Share

A Pedro, Carlos, Marga, Jorge
y tantos otros que nos han ayudado
a hacer los números que hacían falta.

¡Llamen a las doctoras en matemáticas!
¡Convoquen a los expertos en álgebra infinitesimal!
¡Hay que hacer una regla de tres
para salvar el mundo!

Multiplíquese entonces
el número total de coches, motos y camiones
que recorren las cicatrices de asfalto de la Tierra,
por la cantidad de petróleo que se debe quemar
para invocar su reencarnación eléctrica.

Divídase el conjunto de todos los átomos de nitrógeno
que crea la Naturaleza cada año
por el número de átomos que forman cada ser humano
nacido después de Haber y Bosch.

Cójase todo el cobalto y el litio y el níquel
escondidos en la corteza del planeta
y divídase entre los gramos precisos
para construír una batería.

Multiplíquense las hectáreas fértiles,
las aguas potables,
el fósforo preciso,
y súmense las bocas hambrientas
y los kilómetros que llevan en sus mochilas
los alimentos que recolectamos a diario
en las ramas metálicas de los supermercados.

Réstense los subsidios, rescates y ayudas
de los impuestos e ingresos del tesoro de todas.
Divídase el dinero que sale del aire
entre la riqueza que sale de la tierra,
y multiplíquese por el poder que nace del sol.

Multiplíquese el carbono emitido al descargar una película
por el cociente entre las ventosidades anuales de nuestra civilización
y las muertes directamente atribuibles
a la perturbación climática antropogénica.

Adiciónese cada newton de viento, olas y luz solar
que podamos capturar con nuestras redes gigantes
hechas de carbón, metano y petróleo,
a la adicción energética de nuestro metabolismo
y valórese el efecto en su cociente de grasa corporal.

Divídase el sumatorio de los ciento cincuenta terawatios-hora
en manos de los hombres
por cada mujer, cada niño, cada niña y cada anciano,
y multiplíquese por la huella ecológica
que dejó Armstrong en la Luna.

Hágase la integral de la superficie
de la curva de Hubbert
mientras se estira por arriba con el fracking
para seguir en nuestra fiesta vestidos de frack
un poquito más.

Analícese la tasa resultante
de dividir la energía que nos dan nuestros sueños
por la energía necesaria para alimentarlos.

Búsquese la primera derivada de los retornos marginales,
para descubrir si vuelven o se nos van,
y cuál es el margen que aún nos queda.

Introdúzcanse aquí y allá
bucles de realimentación negativa
para calcular el posible efecto positivo.

Calcúlese el producto que sea más interior
dentro de los productos brutos,
y el producto menos bruto
dentro de los exteriores.

Échese la cuenta de
cómo componer el interés
en interés de todas
en esta cuenta atrás.

Hállese la tasa exacta de reposición
de todo lo que no tenga remedio.

Calcúlese la vida útil
de cada elemento inútil de nuestra vida,
y elévese a una potencia igual
a su grado de obsolescencia.

Descuéntese del futuro
aquello que no salga a cuenta,
comenzando por la eternidad de los isótopos.

Divídase el apetito de los insaciables
por los watios que genera
un centímetro cuadrado de hierba fresca
sombreado por un panel fotovoltaico.

Multiplíquense las toneladas de petróleo
equivalentes a salvar una vida humana o un bosque,
por el número total de desempleados
de las industrias electrointensivas.

Calcúlese el retorno del esfuerzo humano invertido
por N generaciones de antepasados
y multiplíquese por la destrucción neta
de los saberes tradicionales en aras del progreso.

Hágase sumatorio y velatorio
de cada muerta y cada muerto
en las guerras por los restos
de dividir el último petróleo
entre las enésimas potencias
que queden en pie.

…Y con todos estos números,
señores que nos gobiernan,
resuelvan la ecuación planteada
y hágannos un plan decente por una vez
cuyo resultado sea siempre
mayor que cero.

Ariadna Uve.
Share

Divulgador del Peak Oil y otras amenazas para la civilización industrial. Autor de La izquierda ante el colapso de la civilización industrial, Nosotros, los detritívoros y coordinador de la Guía para o descenso enerxético. Fundador y coordinador de la revista 15/15\15.

1 Comment

  1. Fantástico…buff que buenísimo andamos muchas de maestras con mascarilla pero tb haciendo cuentas…un poema no debe tener comentario de texto. me encanta Manuel Casal

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

Cambio interior y cambio colectivo, una simbiosis imprescindible

Siguiente artículo

Reseña de «Confesiones de un ecologista en rehabilitación»

Lo último de Blog

2020: The Walk

Presentación de la acción de arte+activismo 2020: The Walk a cargo de la artista Marta Moreno

Alimentarnos sin petróleo

[Esther Oliver] Estamos ante un sistema tóxico, que contribuye al calentamiento global, destruye los ecosistemas, condena