El Colapso (L'Enffondrement)

Escenas del colapso. Reseña de la serie «El Colapso» —L’Effondrement—

//
Share

Un supermercado con problemas de abastecimiento. Una gasolinera donde solo se admite comida a cambio del combustible. El despertar de un hombre adinerado en su mansión y su desesperación por llegar a tiempo al avión que le llevará a un lugar privilegiado. Una ecoaldea rota por la aparición súbita de demandantes de asilo. Una central nuclear que explota (otra) al quedarse sin electricidad. Una residencia de ancianos en la que su único cuidador se pregunta qué hacer cuando descubre que le han robado la poca comida que les quedaba. Las dificultades para llegar a una isla-refugio contratada como seguro en caso de colapso. Y por fin, un flashback para conocer al científico que días antes había advertido de lo que iba a pasar.

Fotograma de 'El colapso'Estas son las ocho estampas, los ocho episodios del colapso que la serie francesa L’Effondrement nos presenta, de manera descarnada, sin demasiado contexto, sin mayores detalles, en formato de plano secuencia y agitada cámara en mano.

Estrenada a finales de 2019 en Canal + Francia, L’Effondrement es la obra de tres jóvenes cineastas, Jérémy Bernard, Guillaume Desjardins y Bastien Ughetto, salidos de la escuela de cine Eicar en Saint-Denis. Por sus declaraciones, no parecen haber escogido la temática del colapso civilizatorio por una mera cuestión de modas: “creemos que el colapso es inevitable, las personas que se ríen de esto no están suficientemente informadas sobre las realidades ambientales, sobre el estado de los mares, los bosques, las tierras, el permafrost; prever el colapso no es ser pesimista, es ver las cosas como son, una situación ecológica cada vez más grave que ya no responde ninguna acción a gran escala”.

Fotograma de 'El colapso'El cine o la literatura distópica no son nada nuevos. Desde los años 70 y gracias a la popularización del movimiento ecologista y las primeras crisis del petróleo, la distopía en la ficción nos ha acompañado: Cuando el destino nos alcance (1973), La fuga de Logan (1976), El último hombre vivo (1971) fueron títulos pioneros. Muchas obras posteriores han incidido en las mismas temáticas: Mad Max (1979), Blade Runner (1982), El cuento de la criada (1990, recientemente recreada como serie con gran éxito), Waterworld (1995), Gattaca (1997), La Isla (2005), Hijos de los hombres (2006), La carretera (2009), Los juegos del hambre (2012) son algunos de los títulos más conocidos.

¿Por qué ahora esta serie televisiva de bajo presupuesto ha creado tanto impacto? Podríamos decir que porque hemos entrado en la segunda década del SXXI acompañados de un variado catálogo de señales alarmantes. Gobierna un loco populista y narcisista en la Casa Blanca, un oportunista sinvergüenza en Downing Street y un ex agente del KGB de fuertes inclinaciones autoritarias en el Kremlin, mientras que asistimos a un auge del neofascismo y el populismo de extrema derecha por todo el mundo. En lo medioambiental la cosa no es mucho mejor, los efectos del cambio climático ya no aparecen en los informes, sino en las portadas de los medios: incendios forestales de nueva generación que crean su propia meteorología, aumento de fenómenos meteorológicos extremos, inundaciones, sequías, olas de calor mortíferas, etc. Y de postre, una pandemia mundial fruto de los desequilibrios ecológicos, exacerbada por el turbocapitalismo y la hiperglobalización.

Fotograma de 'El colapso'Es de suponer que la pandemia, con sus escenas, esta vez reales, aunque temporales, de estanterías vacías de productos de primera necesidad en los supermercados y de calles desiertas por los confinamientos obligatorios (y el estado policial que los acompaña), han contribuido a debilitar ese cuarto muro simbólico que separaba lo que pasaba en nuestras pantallas de nuestra realidad. Nos hemos acercado, un poco tan solo, a algo parecido a un colapso. ¿Explica eso el éxito de L’Effondrement?

No creo que sea así. Muy a pesar de sus autores, creo que han pesado más las virtudes formales de la serie, su ritmo frenético, sus escenas angustiosas, su composición a base de un collage de escenas. Sin duda a los activistas nos ha impresionado de manera diferente. ¿Cuántas veces hemos pensado en qué pasaría con las centrales nucleares en un escenario de colapso civilizatorio? ¿Acaso no hemos sentido desasosiego frente a las soluciones privadas, como la de la ecoaldea que aparece en la serie, frente a un escenario de caos? ¿No tenemos pruebas ya de que los ricos del mundo están ya diseñando sus propios botes salvavidas (la isla fortaleza de la serie)?

En el último episodio, L’Effondrement descubre sus cartas. Es un flashback en la que acompañamos a un grupo de activistas que irrumpen en una tertulia televisiva en directo. Su objetivo es que Jacques Montbla, ingeniero agrónomo y exmiembro de un consejo gubernamental sobre acción climática, pueda exponer ante la audiencia un programa de 30 puntos para hacer frente a la inminente crisis. Frente a él, la ministra francesa de ecología. Finalmente, entre las burlas del presentador y los tertulianos, y el desdén de la ministra (“es la encarnación del pesimismo”), el ingeniero consigue hacer llegar parte de su mensaje. Me permito transcribir la escena en su totalidad, para que los lectores constaten que los autores del texto no han escatimado ni una coma en su mensaje:

Lo siento, pero es una irresponsable. Lo que está diciendo… sabe tan bien como yo que el crecimiento verde no existe. Es una ilusión total. Un engaño.

Bueno, entiendo que tenga que mentir, porque es su trabajo. Y, por otra parte, es un poco prisionera de un sistema, es completamente prisionera de un sistema, que no está al servicio del hombre, del ser humano, que no está al servicio del interés general ni de la vida. Verá, trabaja usted para un sistema mortífero cuyo único objetivo es preservar los intereses y privilegios de una casta, y digo casta, no clase, una casta dominante que solo busca su beneficio.

Listo, ya está.

Y no sigo con esto, porque luego me tacha de extremista.

Señora ministra. Las energías verdes de las que habla necesitan materiales no renovables. Y las energías verdes, perdón, no son suficiente. Así que olvídelo, por favor. Olvídese del cuento del crecimiento infinito en un planeta de recursos finitos.

Estamos en un callejón sin salida, pero la señora ministra no se lo va a decir. Porque tiene que mentir, porque no puede decir la verdad. ¿Por qué? Porque si seguimos con este crecimiento colapsamos, y si detenemos este crecimiento, colapsamos.

Vamos a vivir el colapso de nuestra civilización. Y ninguna institución, en ningún país, está preparada para lo que va a suceder. Esto se lo llevamos diciendo ya 50 años, desde los años 70, desde el informe Meadows en el 72, acuérdese. Y todos los años se encarga de recordárselo el IPCC. Pero como no pasa nada, no hacen nada por cambiar el proceso. Así que yo he venido aquí hoy a hacer un llamamiento.

Exijo al poder público, al gobierno, una inversión millonaria en un esfuerzo de guerra histórico, para crear una sociedad sostenible. Y si los políticos no asumen su responsabilidad habrá que imponérsela, aunque sea por la fuerza, como hoy, porque estamos hartos ya de ver cómo esta gente juega con nuestras vidas.

Y les doy un consejo: anticípense a lo que va a pasar. Porque la catástrofe es inminente y las consecuencias serán desastrosas.

A ver, ¿qué les pido que hagan? Intenten reorganizarse. Intenten crear equipos, redes de ayuda, en las ciudades. En los pueblos, en los barrios. Necesitamos urgentemente… necesitamos ganar en autonomía. Tenemos que salir, sí o sí, del sistema que conocemos. Y tiene que ser hoy, no mañana. Podemos evitar las hambrunas, la sequía, podemos evitar millones de muertes. Podemos evitar los éxodos. Podemos evitarlo. Depende de nosotros. No vamos a evitar el colapso, pero podemos sobrevivir.

Fotograma de 'El colapso'

Seguro que los activistas por el decrecimiento, por la transición a una sociedad más justa y menos autodestructiva sentirán algo parecido a lo que yo sentí al ver esta escena: alegría por ver este mensaje tan claramente expresado en una obra de consumo audiovisual para las masas y al mismo tiempo desazón al entender que L’Effondrement no va a cambiar las cosas, entre otras cosas porque ya es demasiado tarde, el colapso es inevitable.

Por otra parte, después de 50 años de advertencias y de paralizantes miradas al abismo, ¿no es hora de dejar de asomarnos a la catástrofe y pedirles a los creadores que nos enseñen ese otro mundo casi imposible, antes de que deje de ser posible del todo? Recursos intelectuales no faltan. Si este mundo está condenado a desaparecer, que la colapsología sea un caldero de ideas para hacer posible otro fin del mundo.

Y es que parafraseando la canción de Gil Scott-Heron, “el colapso no será televisado”, pero si podemos anticipar, y soñar, lo que queremos que venga después.

[Total: 4   Promedio: 5/5]
Share

Creador y coeditor de CrisisEnergetica.org desde 2003. Miembro del panel de ASPO International desde 2006 y presidente de AEREN (Asociación para el Estudio de los Recursos Energéticos). Últimamente, activista de la bicicleta, sherpa del Penedès para Cyclocat, fundador de bicipenedes.cat.

6 Comments

  1. Muy buen análisis de la serie, yo creo que ha triunfado mas en España que en Francia el año pasado probablemente porque se ha estrenado despues del coronavirus. Agradecer a Filmin por traducirlo al castellano y distribuirlo, yo en agradecimeinto recomiendo a los lectores que se hagan una cuenta de 8€ y luego si quieren se den de baja, durante ese mes pueden ver un especial colapso que han hecho con cine variopinto. Por cierto hay todo un universo de cine colapsista interesante olvidado y menos comercial que podria dar para un buen artículo cinéfilo-colapsista. Gracias Daniel.

  2. Todavía procesando la serie, y con ganas de comentarla con más gente, a ser posible en persona y sin mascarilla ¿cuándo podrá ser eso?, quería compartir por aquí algunas reflexiones que me suscitó:
    – las 8 escenas inquietan, agobian, asustan. Mucho. Sin embargo, desde que tengo recuerdos, en cada noticiero hay escenas, o ecos de noticias, de cientos y miles de personas que huyen, que naufragan, de hambrunas, de sequías. Enmascarados con el coronavirus nos preocupa bastante poco que sigan muriendo cada día 24.000 personas de hambre. 24.000. Cada día. De hambre. Ver a gente blanquita, con formación, con su ropa como la nuestra, en una ciudad como la nuestra, sin agua ni comida, aterroriza. Pero esa es la realidad que otras personas viven, hace años, décadas, invisibles. Incluso bien cerca de nosotras, en los campos que producen lo que comemos.
    – otra cuestión que me ha hecho revolverme mucho en el sofá es la claridad con la que se refleja la inutilidad de nuestros conocimientos, y la pérdida de habilidades básicas que hicieron posible que el ser humano sobreviviera: encontrar agua, saber qué plantas se comen y cuáles curan, hacer fuego, ser capaz de cazar, o la capacidad de liderazgo y organización para que el grupo pueda mantenerse unido, por ejemplo, cantando. ¿Cuántos de nosotros somos capaces si quiera de orientarnos por la noche, o por el día, sin ayuda electrónica?
    – y por último, una curiosidad, ni una sola bicicleta en movimiento en la serie. ¿A nadie se le ocurrió que es el vehículo más práctico en una situación así?

    En cualquier caso, como bien dice Daniel, más vale que nos pongamos a imaginar cómo afrontar lo que ya tenemos encima, y si puede ser con música y algo de belleza, mejor.

    • Carmen, lo de la ausencia de las bicicletas en la ficción colapsista (y apocalíptica) es para mirárselo… supongo porque queda más dramático poner de manifiesto los problemas de abastecimiento de combustible que presentar una alternativa más factible y digna como es la bicicleta.

  3. “El proyecto de ley antiterrorista de Suiza sienta un “precedente peligroso”

    Un grupo de expertos de la ONU en derechos humanos advirtió que la iniciativa de ley contra el terrorismo propuesta en Suiza podría servir como precedente para suprimir la disidencia política en el mundo y solicitó a los parlamentarios del país que revoquen el borrador.

    El proyecto de ley que actualmente se encuentra en el Parlamento suizo para su aprobación expande la definición de terrorismo y no requiere la posibilidad de que se cometa un delito, señalaron con alarma este viernes cinco relatores especiales, subrayando que, de promulgarse, daría pie a una supresión la disidencia a nivel mundial.

    En un comunicado, los expertos en derechos humanos llamaron a los legisladores helvéticos a revocar la iniciativa en el último momento.

    El grupo recordó que, según los estándares internacionales, el terrorismo se define como la intimidación o coerción de la población o el gobierno mediante la violencia o la toma de rehenes.

    Según el borrador, una acción terrorista podría abarcar actividades legítimas orientadas a modificar el orden constitucional, como pueden ser algunos eventos periodísticos, de la sociedad civil o de activistas políticos.

    “Expandir la definición de terrorismo a cualquier campaña no violenta que implique la propagación del miedo sobrepasa con creces la actual legislación nacional suiza y viola los estándares internacionales”, dijeron los relatores.

    Definición excesiva
    Agregaron que tan excesiva definición “sienta un precedente peligroso que podría servir como modelo para los gobiernos autoritarios que busquen eliminar la disidencia política valiéndose incluso de castigos, tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

    Entre otros apartados preocupantes de la iniciativa de ley destacan los que otorgan a la policía federal la autoridad de designar a “terroristas en potencia” y de decidir las medidas preventivas en su contra.

    https://news.un.org/es/story/2020/09/1480412

    PS: me alegra leerte!
    Abrazo!

Responder a Daniel Cañete Gomez Cancelar la respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo anterior

«Planet of the Humans»: renovables a debate (y la película también)

Siguiente artículo

¿Qué podemos aprender del colapso de las culturas de la Edad del Bronce?

Lo último de Blog

Cambiar el meridiano

[Demián Morassi] Al asumir los efectos del Antropoceno, las zonas más importantes están entre los