Nuestro futuro cazador-recolector: cambio climático, agricultura y descivilización

avatar

2020-02-20

Share

(Publicado originalmente en la revista Futures bajo licencia CC. Traducción de Moisès Casado revisada por Manuel Casal Lodeiro.)

Puntos destacados

  • El clima estable del Holoceno hizo posible la agricultura y la civilización. Hasta entonces, el inestable clima del Pleistoceno las hacía imposibles.
  • Las sociedades humanas después de la agricultura se caracterizaron por el exceso y el colapso. El cambio climático fue causa frecuente de estos colapsos.
  • Las estimaciones de la trayectoria business as usual indican que el clima se calentará entre 3 y 4 °C para el 2100 y hasta 8-10 °C con posterioridad.
  • El futuro cambio climático devolverá al planeta Tierra a las condiciones climáticas inestables del Pleistoceno y la agricultura será imposible.
  • La sociedad humana se caracterizará una vez más por la caza y la recolección.
«Cueva de las Manos, río Pinturas», en Santa Cruz (Patagonia argentina), 9300 adP.

Cueva de las Manos, río Pinturas, en Santa Cruz (Patagonia argentina), 9300 adP. Fuente: Wikimedia Commons.

Resumen

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, unos 300.000 años, vivimos como cazadores-recolectores en comunidades sostenibles e igualitarias de unas pocas docenas de personas. La vida humana en la Tierra, y nuestro lugar dentro de los sistemas biofísicos del planeta, cambiaron drásticamente con el Holoceno, una época geológica que comenzó hace unos 12.000 años. Una combinación sin precedentes de estabilidad climática y temperaturas cálidas hizo posible una mayor dependencia de los granos silvestres en varias partes del mundo. Durante los siguientes miles de años, esta dependencia condujo a la agricultura y a sociedades estatales a gran escala. Estas sociedades muestran un patrón común de expansión y colapso. La civilización industrial comenzó hace unos pocos cientos de años cuando los combustibles fósiles impulsaron la economía humana a un nuevo nivel en su tamaño y complejidad. Este cambio nos trajo muchos beneficios, pero también la crisis existencial del cambio climático a nivel planetario. Los modelos climáticos indican que la Tierra podría calentarse entre 3 °C y 4 °C para el año 2100 y eventualmente hasta 8 °C o más. Esto devolvería al planeta a las condiciones climáticas inestables del Pleistoceno, cuando la agricultura era imposible. Podrían promulgarse políticas para hacer menos devastadora la transición de la civilización industrial y mejorar las perspectivas de nuestros descendientes cazadores-recolectores. Esto incluiría políticas agresivas para reducir los extremos a largo plazo del cambio climático, políticas drásticas de reducción de la población, la reforestación y la protección de las culturas indígenas que quedan en el mundo.

1. Introducción

Los humanos anatómicamente modernos, el Homo sapiens, hemos habitado la tierra durante más de 300.000 años. (Stringer & Galway-Witham, 2017). Durante al menos el 97% de este tiempo, nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores vivieron como muchos otros grandes depredadores, en pequeños grupos dentro de los límites de los ecosistemas locales. (Diamond, 1987; Gowdy, 1998; Ponting, 2007). Las poblaciones humanas crecieron y disminuyeron con los cambios en el clima y los recursos alimenticios que fluyen directamente de la naturaleza, es decir, de los cientos de plantas y animales de los que dependían. La vida humana en la Tierra, y nuestro lugar dentro de esa red de vida, cambió dramáticamente durante el Holoceno, una época geológica que comenzó hace unos 12.000 años. Una combinación sin precedentes de estabilidad climática y temperaturas cálidas hizo posible una mayor dependencia de los granos silvestres en varias partes del mundo. Durante los siguientes miles de años, esta creciente dependencia llevó a la agricultura y a las sociedades estatales a gran escala (Gowdy & Krall, 2014), sólo unos pocos miles de años después de que la agricultura sedentaria comenzara a extenderse y a convertirse en dominante en el Medio Oriente, el sur de Asia, China y Mesoamérica. A lo largo de ese período de tiempo relativamente corto, la agricultura causó que la población humana mundial explotara desde entre 4 y 6 millones de individuos a más de 200 millones al comienzo de la Era Común (EC) hace 2.000 años. (Biraben, 2003).

La adopción de la agricultura empeoró la situación de la gente común durante milenios. La salud física declinó dramáticamente y la mayoría de las personas del mundo nacieron en sistemas de castas rígidas y vivieron como unos esclavos virtuales o reales. De acuerdo con Larsen (2006 p. 12): “Aunque la agricultura proporcionó la base económica para el surgimiento de los estados y el desarrollo de las civilizaciones, el cambio en la dieta y en la consecución de alimentos dio lugar a un declive en la calidad de vida de la mayoría de las poblaciones humanas en los últimos 10.000 años”. Después de la agricultura, los seres humanos se hicieron más bajos y menos robustos y sufrieron enfermedades más debilitantes —desde la lepra hasta la artritis o la caries dental— que sus homólogos cazadores-recolectores. (Cohen & Crane-Kramer, 2007). Sólo en los últimos 150 años aproximadamente, la longevidad, la salud y el bienestar de la persona promedio volvió a alcanzar a las del Pleistoceno Superior. La esperanza de vida media de los seres humanos en 1900 era de unos 30 años, y para los cazadores-recolectores del Pleistoceno Superior era de unos 33 años.[1] Dadas las graves consecuencias económicas previstas del cambio climático y de la aniquilación biológica, es dudoso que estas mejoras puedan mantenerse. Debe tenerse la precaución de no ver los logros del pasado muy reciente como representativos de las consecuencias para la salud y el bienestar de la revolución agrícola.

La agricultura y la civilización fueron posibles gracias al clima inusualmente cálido y estable del Holoceno. Antes de eso, las variaciones anuales de temperatura y precipitaciones hacían que la agricultura fuera demasiado poco fiable para sostener comunidades asentadas con grandes poblaciones. El clima de la Tierra ha sido inusualmente estable durante unos 10.000 años. Pero con el aumento del nivel de CO2 causado por el hombre nos hemos quedado atrapados en un nuevo período de inestabilidad climática que los científicos predicen que será comparable a las condiciones del Pleistoceno. Durante esa época, los cambios climáticos desde períodos cálidos hacia las glaciaciones fueron desencadenados por las oscilaciones en los niveles de CO2 atmosférico de aproximadamente 50 ppm alrededor del promedio de 250 ppm. Las variaciones de temperatura fueron de unos 4 °C con respecto a la media. Sólo en los últimos 70 años la actividad humana ha aumentado los niveles de CO2 atmosférico en 100 ppm, [elevando la concentración] a más de 400 ppm, y la temperatura media de la Tierra ha aumentado en 1 °C. A menos que se tomen medidas draconianas para detener el aumento del CO2 atmosférico, la temperatura global probablemente aumentará al menos 3 °C por encima de la actual para el año 2100 y podría eventualmente aumentar en 8 °C o más (el llamado mega-invernadero). Dada la gran población humana, los probables efectos del cambio climático en la estabilidad económica y social, y la potencial fragilidad del sistema agro-industrial mundial, es poco probable que la civilización humana pueda sobrevivir al mega-invernadero que se avecina. La perspectiva del colapso de la civilización ha entrado ahora en la corriente principal del discurso científico y popular (BBC, 2019; Diamond, 2019; Spratt & Dunlop, 2019).

En la siguiente argumentación, el período de dos a tres siglos en el futuro se utilizará como un punto de referencia general para los efectos finales del cambio climático causado ​​por el hombre. Esta visión a largo plazo evita el atolladero del colapso inmediato frente a las discusiones de cénit y declive (Randers, 2008 y 2012) y también nos acerca al probable pico final de temperatura y nivel de CO2 del escenario business as usual.

2. La estabilidad climática y el origen de la agricultura

La evidencia sugiere que la estabilidad climática única del Holoceno hizo posible la agricultura y que la inestabilidad climática de épocas anteriores la había hecho hasta entonces imposible (Richerson, Boyd, & Bettinger, 2001: Feynman & Ruzmaikin, 2018).

La Fig. 1 muestra la calidez y estabilidad únicas del Holoceno en comparación con los 45.000 años anteriores del Pleistoceno. La escala vertical muestra la temperatura de la superficie del hielo de Groenlandia, y la escala horizontal indica años antes del presente.

Desviaciones de temperatura durante los últimos 45.000 años como se muestra en los núcleos de hielo de Groenlandia.

Fig. 1: Desviaciones de temperatura durante los últimos 45.000 años como se muestra en los núcleos de hielo de Groenlandia. Fuente: History of Earth’s Climate 7.-Cenozoic IV-Holocene dandebat.dk. La escala vertical muestra la temperatura de la superficie de hielo de Groenlandia en el Holoceno en comparación con la Glaciación de Weichsel anterior (que comenzó hace 115.000 y terminó hace 11.700 años).

Durante el Pleistoceno hubo varios episodios en los que el clima de la tierra era tan cálido como el actual, pero éstos fueron breves en comparación con el Holoceno. La inestabilidad climática dominó durante los 2,5 millones de años del Pleistoceno. Los cambios en las temperaturas mundiales promedio de hasta 8 °C ocurrieron a lo largo de tan solo dos siglos. (Bowles & Choi, 2012).

Las impredecibles fluctuaciones climáticas anuales antes del Holoceno hacían imposible cualquier intento incipiente de agricultura a gran escala. Un ejemplo de ello es la cultura Natufiana que comenzó a trabajar en la agricultura cuando la Tierra se calentó y estabilizó justo antes del Holoceno, pero la abandonó durante el abrupto enfriamiento del Dryas Reciente, que comenzó hace unos 13.000 años. (Munro, 2004). Otro factor que inhibió la agricultura es que la productividad de las plantas en el Pleistoceno tardío fue baja debido a la reducción del nivel de CO2, hasta alrededor de las 200 ppm en comparación con las 250 ppm de principios del Holoceno. La evidencia sugiere que la cantidad total de carbono orgánico almacenado en la tierra era un 33-60 % menor en el Pleistoceno tardío comparado con el Holoceno. (Beerling, 1999; Bettinger, Riche, rson & Boyd, 2009).

La agricultura surgió de la convergencia de una serie de fenómenos aparentemente no relacionados entre sí que impulsaron la evolución de un sistema económico complejo y expansivo. Entre ellos se encuentran la estabilidad climática sin precedentes del Holoceno, la evolución de la socialidad humana y nuestra capacidad para cooperar con otras personas sin relación directa. Una vez que la agricultura comenzó a arraigarse, la selección natural que operaba en poblaciones diversas, impulsada por los requerimientos económicos de la producción de alimentos excedentes, favoreció a aquellos grupos que mejor podían aprovechar las economías de escala en la producción, el mayor tamaño del grupo y una compleja división del trabajo. La sociedad humana se transformó en una máquina económica unificada, interdependiente y altamente compleja (Gowdy & Krall, 2013, 2014, 2016).

3. Vulnerabilidad al cambio climático después de la revolución agrícola

El registro arqueológico e histórico de las primeras sociedades agrícolas estatales muestra un patrón común de rápida expansión, seguida de colapso y pérdida de complejidad. (BBC, 2019; Diamond, 2005; Ponting, 2007; Tainter, 1988). Los ejemplos incluyen el Imperio Acadio, el antiguo Reino de Egipto, los Mayas Clásicos y la cultura de Harappa en el valle del Indo. Estas civilizaciones se desintegraron debido a una variedad de factores que incluyen la pérdida de la fertilidad del suelo, la erosión por la dependencia de las plantas anuales, la salinización del suelo, el mal manejo del agua y la incapacidad de soportar sequías prolongadas. El cambio climático se acepta cada vez más como uno de los principales impulsores del colapso de las sociedades en el pasado. (Diamond, 2005; Weiss & Bradley, 2001). Las sociedades agrícolas también se han visto afectadas por la inestabilidad provocada por los efectos desestabilizadores de la desigualdad basada en las castas (el control hereditario del excedente económico) y la sobreexplotación de la naturaleza. (Scheidel, 2017; Scott, 2017).

Después del establecimiento inicial de la agricultura hubo un período de varios miles de años de pequeñas comunidades asentadas, sociedades sin Estado que practicaban una combinación de agricultura y recolección. Scott (2017) sostiene que, en el Cercano Oriente, a lo largo del río Indo, la costa de China y el Valle de México, estas primeras sociedades agrícolas se basaban en humedales fluviales con llanuras aluviales inundables que hacían que la agricultura fuera relativamente fácil y se complementara fácilmente con una variedad de peces, plantas acuáticas y animales. Las sociedades de los humedales eran “ambientalmente resistentes a la centralización y al control desde arriba”. Varios factores fueron responsables de la desaparición de las sociedades de los humedales y de la fase posterior de rápido crecimiento demográfico y el surgimiento de sociedades estatales centralizadas, incluyendo la agricultura cerealística y la guerra como política económica del Estado, pero un factor clave fue el cambio climático.

La conexión entre la agricultura, la desestabilización climática y el colapso de la civilización está bien establecida. (Weiss, 2017). El colapso del Imperio Acadio fue provocado por una grave sequía que duró siglos (Kerr, 1998; Weiss et al., 1993). Varias civilizaciones en China se desintegraron debido a inundaciones extraordinarias que formaron parte de una convulsión climática hace unos 4.200 años. (Huang, Pang, Zha, Su, & Jia, 2011). El colapso de la civilización maya ha sido atribuido a una grave sequía. (Haug et al., 2001). El colapso de la civilización de Harappa fue impulsado por una prolongada sequía. En el Oriente Medio, el período de hace entre 5.500 a 4.500 años se caracterizó por una aridez creciente, una fuerte disminución del nivel del mar y reducción del flujo de agua en el río Éufrates. (Nissen, 1988). Las marismas circundantes se redujeron y proporcionaron menos subsistencia a la población. El aumento de la salinidad del suelo redujo la cantidad de tierra cultivable. La creciente escasez de alternativas a la agricultura aumentó la dependencia de los cereales. Las consecuencias negativas de la disminución de la base de subsistencia promovieron la concentración de la población y la concentración del poder político y económico. Scott (2017 p. 121) escribe:

La escasez de agua de riego confinó a la población cada vez más en lugares bien regados y eliminó o disminuyó muchas de las formas alternativas de subsistencia, como la búsqueda de alimentos y la caza… La aridez demostró ser un apoyo para la creación del Estado al proporcionar, por así decirlo, una población reunida y cereales, concentrados en el espacio de un estado embrionario que no podía, en esa época, haberse reunido por ningún otro medio.

El cambio climático también puede haber desempeñado un papel importante en la transición hacia sociedades estatales en el Valle del Nilo. El caudal del río Nilo disminuyó considerablemente hace unos 5.300 años, lo que dio lugar a una mayor concentración de las poblaciones y a un control más centralizado para gestionar unos recursos cada vez más escasos. El clima progresivamente más árido concentró la población en asentamientos más grandes y requirió la intensificación de la producción agrícola para compensar la reducción de los recursos en los humedales. Con la concentración de las poblaciones, la mayor dependencia del almacenamiento de granos y sin la protección de los pantanos, las ciudades se convirtieron en blanco de los saqueos. El saqueo y la guerra se convirtieron en otra opción de subsistencia en el escenario mundial (Turchin, Currie, Turner, & Gavrilets, 2013).

Después de la agricultura, se produjo un segundo cambio radical en la organización económica y social con la afluencia masiva de la energía de los combustibles fósiles que desencadenó la Revolución Industrial. La vida económica pasó de ser predominantemente agrícola a ser una vida dominada por la manufactura, el comercio y las finanzas (Hall & Klitgaard, 2011). La energía de los combustibles fósiles es flexible, almacenable y transportable y transformó todos los aspectos de la sociedad humana, desde la capacidad de un individuo para realizar un trabajo hasta el tamaño de la población mundial. Los combustibles fósiles también han transformado el clima y nos han encerrado en sistemas agrícolas, industriales y financieros cada vez más complejos y frágiles. La agricultura industrial moderna depende de los combustibles fósiles cada vez más costosos en términos de retorno de energía sobre la energía invertida (Hall & Klitgaard, 2011). También depende de la estabilidad de los mercados mundiales y las instituciones económicas, y de la capacidad de las tecnologías complejas para responder rápidamente a una variedad de amenazas climáticas y biológicas. Nuestro sistema de agricultura industrial depende de la relativa estabilidad climática del Holoceno y de la abundancia y accesibilidad de los combustibles fósiles, la principal fuente de CO2 desestabilizador del clima.

4. El mega-invernadero que se avecina

La mayoría de las declaraciones sobre el cambio climático utilizan una frase del estilo de esta: “desde la Revolución Industrial la temperatura de la tierra ha aumentado 1 °C”. Esto es cierto, pero la alteración de la atmósfera terrestre por la actividad humana es un fenómeno muy reciente y rápido. La mayor parte de ese aumento de 1 °C en la temperatura media de la tierra desde la época preindustrial se ha producido desde 1980. La mayor parte del aumento del CO2 atmosférico (de unas 310 ppm a 410 ppm) ha ocurrido desde 1950. El 75% de la quema de combustibles fósiles y del CO2 antropogénico en la atmósfera se ha producido desde 1970. Los efectos de las emisiones antropogénicas de CO2 apenas los hemos comenzado a sentir.

Las proyecciones del cambio climático son cada vez más alarmantes, ya que se vuelven más precisas, por ejemplo, refinando los efectos de la luz solar reflejada por las nubes a medida que la tierra se calienta, y modificando las proyecciones utilizando eventos de calentamiento pasados para calibrar las interacciones entre el CO2, la temperatura, el aumento del nivel del mar y los efectos de las retroalimentaciónes.[2] Brown y Caldeira (2017) sugieren que hay un 93% de posibilidades de que los aumentos de temperatura superen los 4 °C para fines de este siglo. Un informe del Banco Mundial (2012 p. xiii) advierte:

Si no se adoptan nuevos compromisos y medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, es probable que el mundo se caliente más de 3 °C por encima del clima preindustrial. Incluso con los actuales compromisos y promesas de mitigación plenamente cumplidos, hay aproximadamente un 20 por ciento de probabilidades de que se superen los 4 °C para 2100. Si no se cumplen, podría producirse un calentamiento de 4 °C ya en la década de 2060. Este nivel de calentamiento y el consiguiente aumento del nivel del mar de 0,5 a 1 metro, o más, para 2100 no sería el punto final: en los siglos siguientes probablemente se produciría un nuevo calentamiento a niveles superiores a los 6 °C, con varios metros de aumento del nivel del mar.

La proyección de la mediana de las políticas no agresivas y altas emisiones del IPCC (2014) para 2100 es un calentamiento de 4 °C (RCP8.5). La actual falta de políticas eficaces para hacer frente al cambio climático, incluso frente a las advertencias cada vez más graves, sugiere que las proyecciones de altas emisiones proporcionan los escenarios de cambio climático más precisos (Gabbatiss, 2017).

Los escenarios optimistas del IPCC (RCP2.6, RCP4.5) asumen esquemas de geoingeniería aún no factibles para eliminar el CO2 atmosférico. Las emisiones anuales han aumentado significativamente desde el Protocolo de Kyoto hace veinte años. Ningún país industrial importante está en camino de cumplir los compromisos del (muy modesto) acuerdo de París (Wallace-Wells, 2017). Parece poco probable que las políticas requeridas para mantener el calentamiento a niveles manejables se implementen a tiempo para evitar un cambio climático catastrófico.

Las consecuencias a largo plazo del cambio climático han recibido relativamente poca atención. (Bala, Caldeira, Mirin, Wickett, & Delire, 2005; Gowdy & Juliá, 2010; Kasting, 1998). La mayoría de las proyecciones del calentamiento global se centran en el año 2100 o en los efectos de la duplicación del CO2 (desde el nivel preindustrial de 275 ppm-550 ppm). La falta de atención al muy largo plazo es una seria deficiencia, ya que los modelos integrados de carbono y clima proyectan que si el CO2 de los recursos actuales de combustibles fósiles in situ continúa siendo liberado a la atmósfera, la concentración máxima de CO2 atmosférico podría exceder las 1400 ppm para el año 2300 y la temperatura global promedio podría calentarse en 8 °C o más. (Bala et al., 2005; Kasting, 1998). Un nivel de CO2 de 1400 ppm aumentaría el riesgo de un aumento de la temperatura de hasta 20 °C, lo que sin duda tendrá consecuencias catastróficas para toda la vida en la Tierra. Resulta escalofriante considerar que los niveles actuales de CO2 son más altos que en cualquier otro momento en los últimos 15 millones de años. (World Bank, 2012 p. xiv).

La principal variable políticamente relevante para la temperatura de la Tierra es la cantidad de CO2 en la atmósfera. La contribución humana a los aumentos de CO2 es en gran parte el resultado de la quema de combustibles fósiles. A menos que se combinen con políticas para dejar los combustibles fósiles bajo el suelo, otras fuentes de energía simplemente complementarán, no reemplazarán, a los combustibles fósiles. Los futuros aumentos del total del CO2 atmosférico dependen principalmente de la cantidad total de carbono de los combustibles fósiles que se quemen. El carbono accesible de los combustibles fósiles –principalmente carbón– es tan vasto que si la quema continúa, las opciones de mitigación actualmente factibles, como la reducción moderada de las tasas de emisión de CO2, el secuestro limitado y la reforestación, tendrán un efecto insignificante en la concentración atmosférica final de CO2 (Caldeira & Kasting, 1993; Matthews & Caldeira, 2008). Incluso si las políticas de mitigación del cambio climático reducen las tasas de emisión de CO2, las concentraciones atmosféricas de CO2 continuarán aumentando hasta que las emisiones caigan a la tasa de eliminación natural. Gran parte del CO2 emitido permanece en la atmósfera siglos o incluso milenios después de su liberación. Archer (2005) sugiere que 300 años es un buen promedio de la vida media para el CO2 y que el 17–33% del CO2 permanecerá en la atmósfera 1.000 años después de su emisión. Montenegro, Brovkin, Eby, Archer y Weaver (2007) sugieren que el carbono liberado puede permanecer en la atmósfera un promedio de 1.800 años o más. De acuerdo con Archer & Brovkin (2008 p. 283): “La recuperación final tiene lugar en escalas de tiempo de cientos de miles de años”. Los efectos de la quema de combustibles fósiles son irreversibles en una escala de tiempo relevante para los humanos.

5. La agricultura será imposible en el clima post-Holoceno

Con la futura inestabilidad climática ya asegurada en el sistema por la reciente actividad humana, lo más probable es que volvamos a la volatilidad climática del Pleistoceno. El cambio climático afectará adversamente a la agricultura de varias maneras, incluyendo el aumento del nivel del mar, temperaturas medias más altas, calor extremo, cambios en los patrones de precipitaciones y la pérdida de polinizadores. Los cambios menos comprendidos incluyen los efectos sobre las plagas agrícolas, la composición del suelo y la respuesta en el crecimiento de los cultivos al aumento de los niveles de CO2.

La Fig. 2 muestra la posible volatilidad del clima si la Tierra vuelve al régimen climático de los últimos miles de años del Pleistoceno. La volatilidad futura, por supuesto, no seguirá exactamente el mismo patrón sino que representa una estimación aproximada de lo que podría ocurrir. La agricultura era imposible en el pasado debido a la inestabilidad climática y es probable que vuelva a ser imposible si vuelven a darse condiciones similares.

Fig. 2. Desviación de temperatura pasada con respecto a la media y proyecciones futuras. Fuente del clima de la Tierra 7.- Cenozoico IV-Holoceno http://www.dandebat.dk/eng-klima7.htm.

Fig. 2. Desviación de temperatura pasada con respecto a la media y proyecciones futuras. Fuente del clima de la Tierra 7.- Cenozoico IV-Holoceno http://www.dandebat.dk/eng-klima7.htm.

El aumento de la volatilidad climática podría ocurrir muy pronto. Según Batissti (citado en Wallace-Wells, 2017):

Para el 2050, en un escenario típico de emisiones moderado, se está viendo una duplicación de la volatilidad de los cereales en las latitudes medias. En lugares como China, Estados Unidos, Europa, Ucrania –los graneros del mundo– la volatilidad de un año a otro sólo por la variabilidad natural del clima a una temperatura más alta va a ser mucho mayor. El impacto en los cultivos va a ser cada vez mayor.

La capacidad de la agricultura para adaptarse al cambio climático dependerá de la rapidez de los cambios, así como de su gravedad. El cultivo intensivo de alta tecnología en la escala masiva requerida para soportar miles de millones de personas más será prohibitivamente costoso solo en términos de la energía requerida. La viabilidad de trasladar masivamente los cultivos al norte para evitar temperaturas más cálidas es limitada debido a la mala calidad de los suelos en lugares como el norte de Canadá y Rusia. Además, las fluctuaciones de temperatura serán mayores hacia los polos. Por ejemplo, aunque los veranos más largos en Groenlandia han aumentado la temporada de cultivo en dos semanas, se están volviendo más secos y las precipitaciones se han vuelto más impredecibles, con efectos adversos para los cultivos y el ganado (Kintisch, 2016).

El aumento del nivel del mar será un factor de estrés importante para la producción agrícola con la pérdida de tierras agrícolas y el aumento de la salinidad debido a las mareas de tormenta. Según Hansen et al. (2016) durante el último periodo interglacial, hace unos 140.000 años, la tierra era alrededor de 1 °C más caliente que hoy en día y los niveles del mar eran 6-9 metros más altos con evidencia de tormentas extremas. Su modelización implica que un calentamiento de 2 °C causaría una eventual detención de la corriente del Atlántico Norte, un derretimiento del hielo en los océanos Atlántico Norte y Sur causando mayores gradientes de temperatura y tormentas más graves, y un aumento del nivel del mar de varios metros en un lapso de tiempo muy corto de 50-150 años. Fischer et al. (2018 p. 474) explican:

Un calentamiento global promedio de 1-2 °C con una fuerte amplificación polar ha estado acompañado en el pasado por cambios significativos en las zonas climáticas y la distribución espacial de los ecosistemas terrestres y oceánicos. El calentamiento sostenido a este nivel también ha llevado a reducciones sustanciales de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida, con aumentos del nivel del mar de al menos varios metros en escalas de tiempo milenarias.

Wallace Broecker ha llamado a la circulación termohalina oceánica “el talón de Aquiles del sistema climático”. Estima que si no fuera por el rumbo actual de esta circulación, las temperaturas promedio de invierno en Europa caerían 20 grados o más. Según advierte (citado en Smith, 2019):

Seguramente existe la posibilidad de que la actual acumulación de gases de efecto invernadero pueda desencadenar otra de estas reorganizaciones oceánicas y, por lo tanto, los cambios atmosféricos asociados. Si esto sucediera dentro de un siglo, en un momento en que estemos luchando por producir suficientes alimentos para alimentar a la población proyectada de 12.000 a 18.000 millones de personas, las consecuencias podrían ser devastadoras.

Otra amenaza para la agricultura, en parte debida al cambio climático, es la pérdida de polinizadores que ya está en marcha (United Nations, FAO, 2019).

El aumento de las temperaturas tendrá un efecto devastador en la productividad agrícola, especialmente dada la sensibilidad de los granos a las temperaturas extremas. Se estima que el 60% de las calorías consumidas por los humanos provienen de solo tres granos: maíz, arroz y trigo. El modelo desarrollado por Battisti & Naylor (2009 pp. 240-241) indica una probabilidad superior al 90 % de que las temperaturas medias del período de cultivo superen las temperaturas estacionales más extremas registradas entre 1900 y 2006 para la mayoría de los trópicos y subtrópicos. Durante el calor récord en Europa en el verano de 2003, la producción de maíz disminuyó un 30% en Francia y un 36% en Italia. Un estudio realizado en 2008 reveló que el sur de África podría perder el 30% de su cosecha de maíz para 2030 debido a los efectos negativos del cambio climático. Las pérdidas de las cosechas de maíz y arroz en el sur de Asia también podrían ser significativas (Lobell et al., 2008).

El cambio climático exacerbará la inestabilidad social y política. Es difícil establecer una relación directa de causa y efecto entre el cambio climático y el conflicto social, pero las correlaciones dan que pensar (Burke, Hsiang, & Miguel, 2015). Las guerras en Dafur y Siria y las migraciones masivas del norte de África se han vinculado con las sequías. El climatólogo Michael Mann ha observado: “El levantamiento sirio fue impulsado por otra sequía que fue la peor de la que se tenga registro: el paleorregistro sugiere que fue la peor en 900 años. La sequía es algo serio, está detrás de muchos de los conflictos que vemos” (citado en Wallace-Wells, 2017). A medida que se acelere el cambio climático, las migraciones serán impulsadas no solo por la sequía, sino también por el aumento del nivel del mar y la inhabitabilidad de gran parte del sur de Asia y Medio Oriente debido a las temperaturas extremas. Clark et al. (2016 p. 363) escriben: “Dado que el calentamiento del final de la glaciación condujo a una profunda transformación de la Tierra y de los sistemas ecológicos, el calentamiento proyectado de 2,0-7,5 °C por encima de las condiciones ya cálidas del Holoceno (a ritmos mucho más rápidos que los experimentados durante el fin de la glaciación) también remodelará la geografía y la ecología del mundo”. La migración masiva y los conflictos resultantes por el agua y los alimentos probablemente desestabilizarán las sociedades futuras.

Art rupestre de Tassili n'Ajjer

Arte rupestre de Tassili n’Ajjer – Fuente Wikipedia

6. Nuestro futuro cazador-recolector

¿La transición a la caza y la recolección será el resultado de un colapso catastrófico de la civilización o de una contracción semi-ordenada? Se pueden dar sólidos argumentos para prever un repentino colapso catastrófico y una masiva mortandad del Homo sapiens (Ehrlich & Ehrlich, 2013; Morgan, 2009; Spratt & Dunlop, 2019). Un reportaje de la BBC sobre el colapso de la civilización (BBC, 2019) explica que:

Las sociedades del pasado y del presente no son más que sistemas complejos compuestos por personas y tecnología. La teoría de los “accidentes normales” sugiere que los sistemas tecnológicos complejos suelen dar lugar a fallos. Por lo tanto, el colapso puede ser un fenómeno normal para las civilizaciones, independientemente de su tamaño y complejidad. Puede que ahora estemos más avanzados tecnológicamente. Pero esto da pocos motivos para creer que somos inmunes a las amenazas que desataron nuestros antepasados. Nuestras nuevas habilidades tecnológicas añaden incluso nuevos desafíos sin precedentes a la mezcla. Y aunque nuestra escala sea ahora global, el colapso parece ocurrir tanto a los imperios en expansión como a los reinos en ciernes. No hay razón para creer que un tamaño mayor es una armadura contra la disolución de la sociedad. Nuestro sistema globalizado, fuertemente acoplado, es, si acaso, más probable que haga que la crisis se extienda.

El colapso no es un prerrequisito necesario para un futuro cazador-recolector para nuestra especie. Nuestra especie puede evitar el colapso y tener algún tipo de contracción semi-ordenada de la población humana y de nuestro impacto en la biosfera. De una manera u otra, con el estrés ambiental en la agricultura por el futuro cambio climático y la inevitable disminución de la producción de alimentos, el número de humanos en el planeta se reducirá drásticamente en los próximos siglos. A medida que las poblaciones humanas se reduzcan y la producción de granos se vuelva problemática, las sociedades estatales tal como las conocemos serán cada vez más difíciles de mantener. Esto será bueno para el planeta y para el bienestar humano individual. Scott (2017) argumenta que en el pasado la gente común estaba mejor tras los colapsos de las sociedades estatales. Afirma que el período desde la primera aparición de los estados hasta su completa hegemonía unos 5.000 años después fue una “edad de oro de los bárbaros”. Los bárbaros tenían la autonomía para dedicarse a una agricultura limitada, a la recolección y caza, y tenían la oportunidad de tomar parte del botín del Estado a través de incursiones y saqueos. Los bárbaros, según Beckwith (2009 p. 76, citado en Scott pp. 232-233):

estaban en general mucho mejor alimentados y llevaban una vida más fácil y larga que los habitantes de los grandes estados agrícolas. Había una constante fuga de pueblos que escapaban de China a los reinos de la estepa oriental, donde no dudaban en proclamar la superioridad del estilo de vida nómada. Del mismo modo, muchos griegos y romanos se unieron a los hunos y a otros pueblos en Centroeuropa, donde vivieron mejor y fueron tratados mejor que en su país.

Se puede prever una disminución relativamente lenta de la producción de alimentos a medida que el cambio climático se haga más y más pronunciado, y una disminución de la población y de la producción económica. La disminución del superávit económico limitará cada vez más la capacidad de los estados para mantener su monopolio sobre la violencia y su capacidad para controlar a la población. Puede que sea poco probable, pero si los efectos del cambio climático son suficientemente graduales, puede ser posible un aterrizaje suave en una economía no agrícola.

¿Seremos demasiado estúpidos para ser cazadores-recolectores?

El cerebro humano se ha estado reduciendo rápidamente desde la agricultura, (de 1.500 cc a 1.350 cc). Este hecho está bien documentado y es independiente de la raza, el sexo y la ubicación geográfica. Por ejemplo, Henneberg (1988, p. 395) escribe sobre la disminución de la capacidad craneal en Europa y el norte de África durante el Holoceno:

Tanto para los hombres como para las mujeres la disminución a través del tiempo es suave, estadísticamente significativa e inversamente exponencial. Una disminución de 157 cc (9,9% del valor mayor) en los varones y de 261 cc (17,4%) en las hembras es considerable, del orden de magnitud comparable a la diferencia entre los promedios de H. erectus y H. sapiens sapiens.

Si nuestros cuerpos se hubieran encogido al mismo ritmo que nuestros cerebros, el humano promedio tendría 1,2 m de altura y pesaría 29 kilos (http://superscholar.org/shrinking-brain/). De acuerdo con Hawks (2011) la disminución del tamaño del cerebro durante los últimos 10.000 años es casi 36 veces la tasa de aumento durante los 800.000 años anteriores. No hay evidencia de que seamos igual de inteligentes, o incluso más inteligentes, porque nuestros cerebros se hayan optimizado para ser más eficientes. No hay evidencia de que el cerebro humano se haya vuelto más complejo a medida que se ha encogido.

Para empeorar las cosas, hay pruebas de que los altos niveles de CO2 provocan una disminución de la capacidad cognitiva. Un estudio reciente encontró un declive del 15% en la capacidad cognitiva cuando los niveles de CO2 alcanzaron las 950 ppm y un declive del 50% cuando alcanzaron las 1.400 ppm. Los niveles ambientales de CO2 probablemente alcanzarán las 1.000 ppm en algún momento del próximo siglo.

6.1. Mantener la agricultura será poco probable después de la transición climática y el fin de los combustibles fósiles.

Sin la bonanza de los combustibles fósiles del siglo XX, y dada la futura inestabilidad climática, la escasez de agua y los suelos degradados, la agricultura de granos a gran escala será imposible en los próximos 100-200 años. Los principales cultivos de los que dependemos ya están mostrando signos de estrés debido al cambio climático. Aproximadamente la mitad de la población mundial depende del arroz como principal fuente de calorías (Nguyen, 2005). La producción de arroz se verá afectada por la subida del nivel del mar y el aumento de la temperatura media. El aumento de las temperaturas provoca un aumento de la esterilidad de las plantas de arroz y una mayor pérdida neta de energía durante la noche porque las plantas son más activas que a temperaturas más altas. Kucharik y Serbin (2008) estimaron que cada aumento adicional de 1 °C en la temperatura de verano provocaría una disminución de la producción de maíz y soja en un 13% y un 16%, respectivamente. El trigo también se está viendo afectado negativamente por el cambio climático. Un modelo de simulación realizado por Asseng, Foster, y Turner (2011), utilizando datos australianos, encontró que las variaciones en las temperaturas medias de la temporada de cultivo de 2 °C pueden causar reducciones en la producción de grano del 50 %.

Supongamos que se produce un descenso precipitado de la población humana y que nuestra especie se caracteriza de nuevo por bandas aisladas de cazadores-recolectores. ¿Regresaría la agricultura nuevamente? Probablemente no, porque:

  1. las temperaturas serían demasiado inestables para soportar los principales cultivos de granos;
  2. las variedades de arroz, trigo y maíz que se cultivan actualmente no podrían sobrevivir sin ayuda humana y desaparecerían, y
  3. los cazadores-recolectores humanos del Pleistoceno no eligieron la agricultura y es poco probable que lo hagan en el futuro (Gowdy & Krall, 2014)

6.2. El medio ambiente se recuperará a medida que cese la dominación humana de la Tierra

Se han realizado varios experimentos naturales a raíz de las consecuencias imprevistas del abandono de grandes áreas por parte de los humanos. La tierra contaminada alrededor de Chernobyl y Fukushima, Japón, es ahora abundante en fauna y flora, así como la tierra de nadie desmilitarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur. Cuando la dominación humana de la naturaleza termina, el mundo biológico tiene una asombrosa capacidad de curarse a sí mismo. ¿Qué quedará de la naturaleza en el siglo XXII y más allá? Probablemente lo suficiente para mantener una población de cazadores-recolectores humanos. La rápida evolución ocurrirá en nuevos territorios. La recuperación de plantas y animales dependerá de la severidad de los impactos del cambio climático en el mundo biológico, por ejemplo, la cantidad de tierra habitable después de la subida del nivel del mar y el incremento de temperaturas regionales letales. Dada la resistencia de la naturaleza cuando se elimina la presión humana, hay razones para ser optimistas. Habrá cierta mortandad de fauna silvestre en el período de la contracción –hay un número masivo de armas de fuego en el planeta– pero el factor limitante será la munición, que se agotará rápidamente. La mayoría de ellas se usarán contra otros humanos si la Historia sirve de guía.

7. ¿Podemos hacer algo? Algunas iniciativas políticas derivadas de una perspectiva a largo plazo sobre el cambio climático

El análisis económico estándar no es de utilidad en las valoraciones políticas sobre los efectos a muy largo plazo del cambio climático. Su perspectiva de valoración es la de un individuo egoísta tomando decisiones en el presente inmediato. Cualquier tasa de descuento positiva reducirá los beneficios calculados a largo plazo de la mitigación del cambio climático (costos evitados) a casi cero. Además, la teoría estándar y las recomendaciones políticas basadas en el estudio de las preferencias humanas casi siempre se basan en las preferencias de los occidentales que viven en la economía de mercado. Henrich et al. (2010) documentaron los sesgos de las encuestas de preferencias y concluyeron que las personas en las sociedades WEIRD (occidentales, educadas, industriales, ricas y democráticas) tienen una visión del mundo que es atípica en términos de la mayoría de las culturas humanas. Si se nos da tan mal determinar las preferencias de los seres humanos que viven hoy, ¿cómo podemos conocer las preferencias de aquellos que vivirán cientos de años en el futuro? La economía, o incluso la ciencia, no puede utilizarse para responder a cuestiones de ética y juicios de valor. Como afirman Clark et al. (2016 p. 366): “Una evaluación de los riesgos del cambio climático que sólo considere los próximos 85 años [hasta el 2100] de impactos del cambio climático no proporciona información esencial a las partes interesadas, al público y a los líderes políticos que, en última instancia, serán los encargados de tomar decisiones sobre las políticas en nombre de todos, con impactos que durarán milenios”.

Diversas iniciativas que sean ampliamente discutidas podrían reducir el impacto humano en la naturaleza y mejorar nuestras posibilidades de supervivencia a largo plazo después del colapso o del declive gradual. Si volvemos a la caza y la recolección en algún momento en el futuro, estas políticas facilitarán la transición y mejorarán las perspectivas de supervivencia de nuestros descendientes.

7.1. Resilvestración

El objetivo del proyecto de la rewilding [N. del E.: en castellano aún se no se ha fijado el término traducido y se usan resilvestración, renaturalización y resalvajización] es proteger y restaurar los grandes ecosistemas centrales y las áreas silvestres existentes y establecer corredores entre ellos (MacKinnon, 2013; Monbiot, 2014). Los proyectos incluyen la iniciativa de conservación de Yellowstone a Yukón, el Cinturón Verde Europeo a lo largo de la antigua frontera del telón de acero y la iniciativa Buffalo Commons para las grandes llanuras americanas. La belleza de estos proyectos es que, en su mayor parte, requieren poca inversión, excepto para las regulaciones y servidumbres y la recopilación de información científica y el monitoreo. Una vez establecidos, la naturaleza se encarga de los detalles. Un ejemplo de la resiliencia de la naturaleza es el efecto en cascada de la introducción de los lobos en el Parque de Yellowstone en 1995, setenta años después de que fueran exterminados. Se produjeron numerosas cascadas ecológicas positivas e imprevistas, incluyendo aumentos en las poblaciones de castores que crearon hábitats para aves, nutrias y alces. La presencia de lobos redujo las poblaciones de coyotes causando un aumento en el número de pequeños mamíferos que a su vez aumentó el número de búhos, zorros y tejones.

Siempre que la conversación gira en torno a mantener la naturaleza salvaje, algunas personas inmediatamente se lanzan al ataque con “¿Qué pasa con la gente? Se preocupan más por la naturaleza que por los humanos”. Pero el “rewilding” [resalvajización] no trata de mantener fuera a los humanos, sino de mantener fuera a los mercados y a la economía industrial. El conflicto inherente es entre la naturaleza y la explotación económica, no entre la naturaleza y las personas. Reconectarse con la naturaleza nos hace más humanos, no menos.

7.2. Reducir rápidamente la población humana

La población humana se acerca ahora a los 8.000 millones de personas. Está creciendo a un ritmo anual del 1,1%, añadiendo unos 83 millones de personas al año. Las proyecciones a largo plazo son muy especulativas y muestran desde un crecimiento desbocado hasta una caída de la población hasta los 2.300 millones en 2300. La visión más aceptada del crecimiento de la población es la llamada transición demográfica. Si los ingresos siguen aumentando en la mayoría de los países y las personas más ricas tienen menos hijos, entonces la población mundial debería alcanzar un máximo de entre 9.000 y 11.000 millones de personas hacia el año 2100. Pero algunas estadísticas recientes sugieren que su punto de vista podría ser erróneo. En Europa, durante los últimos 10 años aproximadamente, las tasas de fertilidad han ido aumentando. En África, las tasas de fertilidad cayeron durante algunos años, pero ahora se han estabilizado en torno al 4,6 en lugar de seguir bajando como predice la transición demográfica. Por supuesto, el efecto del crecimiento de la población humana en la naturaleza es complicado y depende no sólo de la cantidad de personas, sino también del uso de energía y materiales y de la tecnología. Como Paul y Anne Ehrlich, Herman Daly y otros defensores del control de la población han argumentado durante mucho tiempo, la población, el consumo excesivo y las tecnologías destructivas son todos culpables de la destrucción de la naturaleza tal y como la conocemos (Daly, 2012; Ehrlich & Ehrlich, 1990). La disminución de la población humana debería venir de una estrategia coordinada de planificación familiar, empoderamiento femenino e igualdad económica. Sin embargo, todos los problemas a los que nos enfrentamos se ven exacerbados por el crecimiento de la población. Como dice Paul Ehrlich

Resolver el problema de la población no va a resolver los problemas del racismo, el sexismo, la intolerancia religiosa, la guerra o la gran desigualdad económica. Pero si no se resuelve el problema de la población, no se resolverá ninguno de esos problemas.

7.3. Proteger las culturas tradicionales que quedan en el mundo

La supervivencia a largo plazo de una especie depende de su capacidad de adaptación a medida que cambian las condiciones ambientales. Como la evolución funciona en poblaciones, no en individuos, la adaptabilidad depende de que haya suficiente variedad dentro de las poblaciones. Aunque nos puede parecer que la diversidad humana está aumentando a medida que más culturas y razas diferentes están presentes en lugares específicos. Globalmente, sin embargo, las culturas humanas se están homogeneizando a medida que el resto del mundo adopta los valores y la forma de vida de la sociedad WEIRD (Henrich, Heine, & Norenzayan, 2010).

En vista de los inminentes cambios sociales y ambientales que enfrentamos, esto hace que sea si cabe más importante apoyar y proteger las culturas indígenas que aún quedan en el mundo y que tienen la capacidad de vivir más allá de los confines de la civilización moderna. Todavía existen sociedades humanas que tienen poco contacto con el mundo exterior. Estos grupos pueden ser los únicos humanos que tengan las habilidades necesarias para sobrevivir a un apocalipsis climático / social / tecnológico.

8. Resumen y conclusión

El cambio climático ha sido uno de los principales impulsores de la evolución biológica y social de la especie humana. Durante aproximadamente el 97% de nuestra existencia vivimos como cazadores-recolectores en el Pleistoceno, una época geológica caracterizada por cambios climáticos extremos de glaciaciones a períodos cálidos. La agricultura, quizás la mayor transición evolutiva social de nuestra historia, fue posible gracias al clima inusualmente cálido y estable del Holoceno. Esa estabilidad climática ya está siendo socavada por el CO2 de los combustibles fósiles inyectado en la atmósfera por la economía industrial. El sistema climático se verá desbordado si seguimos quemando combustibles fósiles durante unas pocas décadas más. Sin la estabilidad climática y la energía barata y abundante del siglo XX, es poco probable que la agricultura sea posible en el siglo XXI y más allá. La civilización se derrumbará o desaparecerá gradualmente en los próximos siglos.

El hecho de que sea probable que la civilización termine no significa que debamos renunciar a la mitigación del cambio climático, a cambiar radicalmente el sistema de agricultura industrial del mundo, a la justicia social o al resto de una agenda política progresista. Nuestras perspectivas de supervivencia mejorarán drásticamente si mantenemos los aumentos de temperatura en 3 °C, en lugar de 6-8 °C, instituyendo políticas sociales y ambientales para reducir los peores impactos del cambio climático. A largo plazo, la perspectiva de volver a un modo de vida de caza y recolección es tremendamente optimista en comparación con las distopías tecnológicas previstas por muchos autores de ciencia ficción y filósofos sociales. Cada característica que nos define como especie —compasión por los demás, inteligencia, previsión y curiosidad— evolucionó en el Pleistoceno (Shepard, 1998). Nos convertimos en humanos siendo cazadores y recolectores y podemos recuperar nuestra humanidad cuando volvamos a esa forma de vida.

Demián Morassi

Notas

El autor desea agradecer a Ken Blumberg, Faye Duchin y Kathleen Keenan sus útiles comentarios sobre un borrador anterior.

N. del T.: La palabra descivilización proviene de Uncivilization: The Dark Mountain Manifesto de Paul Kingsnorth y Dougald Hine. Los ocho principios de la Uncivilization rezan así:

  1. Vivimos en un momento de desintegración social, económica y ecológica. En torno nuestro se acumulan las señales de que todo nuestro sistema de vida será historia pasada dentro de poco. Queremos afrontar esta realidad de forma honesta y aprender a convivir con ella.
  2. Rechazamos la creencia en que la crisis multidimensional de nuestro tiempo puede reducirse a una serie de ‘problemas’ susceptibles de resolverse mediante soluciones políticas o tecnológicas.
  3. Creemos que las raíces de esta crisis se encuentran en las historias que nos hemos estado contando a nosotros mismos. Pretendemos poner en entredicho los mitos sobre los que se basa nuestra civilización: el mito del progreso, el mito de la centralidad humana, y el mito de nuestra separación respecto de la ‘naturaleza’. Estos mitos son tanto más peligrosos cuanto que hemos olvidado que se trata de mitos.
  4. Queremos reavivar el papel de la tradición oral y la narración como algo más que mero entretenimiento, pues es a través de las historias como tejemos la realidad y nos entretejemos en ella.
  5. Los seres humanos no son el fin último de este planeta. Nuestro arte comenzará con un intento de salir de la burbuja humana. Mediante nuestra cuidadosa atención, vamos a restablecer el diálogo con el mundo no humano.
  6. Celebraremos la escritura y el arte que arraigan en un lugar y se basan en un sentido del tiempo. Nuestra literatura ha estado dominada durante demasiado tiempo por los que habitan en las ciudadelas cosmopolitas.
  7. No vamos a extraviarnos creando teorías o ideologías. Nuestras palabras van a ser muy elementales, y escribiremos con tierra debajo de las uñas.
  8. El fin del mundo tal y como lo conocemos no es el fin del mundo. Juntos encontraremos la esperanza más allá de la esperanza, los caminos que nos conducirán hacia el mundo desconocido que se encuentra ante nosotros.

Un espléndido ensayo de este autor es Ecología oscura. Buscando certezas en un mundo pos-verde, traducido por Sara Plaza y publicado inicialmente en el blog (ahora desaparecido) Civallero & Plaza el 21 de mayo de 2013. El texto original apareció en el número de enero/febrero de 2013 de la revista Orion.


[1] El número del Pleistoceno superior se basa en estimaciones de Kaplan, Lancaster, y Hurtado, (2000) para cazadores-recolectores contemporáneos. Las estimaciones de la esperanza de vida son notoriamente difíciles de comparar debido a las diferencias en la mortalidad infantil, los efectos de las guerras y las epidemias, y otros factores locales.

[2] Los escenarios alarmistas no deben descartarse sin más. El modelo climático del MIT predice una probabilidad del 10% de un calentamiento de 7 °C sin una política agresiva de cambio climático. Esta baja probabilidad no significa probabilidad cero y la posibilidad debe considerarse en políticas prudentes de cambio climático.

[3] Projections of population growthUnited Nations. World population prospects.

Referencias

  • Archer, 2005: D. Archer. “Fate of fossil fuel CO2 in geologic time”. Journal of Geophysical Research, 110 (2005), Article C09S05, 10.1029/2004JC002625
  • Archer y Brovkin, 2008: D. Archer, V. Brovkin. “The millennial atmospheric lifetime of anthropogenic CO2”. Climatic Change, 90 (2008), pp. 283-297
  • Asseng et al., 2011: S. Asseng, I. Foster, N. Turner. “The impact of temperature variability of wheat yields”. OPEN DATA (2011), 10.1111/j.1365-2486.2010.02262.x
  • Bala et al., 2005: G. Bala, K. Caldeira, A. Mirin, M. Wickett, C. Delire. “Multicentury changes in global climate and carbon cycle: Results from a coupled climate and carbon model”. Journal of Climate, 18 (2005), pp. 4531-4544
  • Battisti y Naylor, 2009: D. Battisti, R. Naylor. “Historical warnings of future food insecurity with unprecedented seasonal heat”. Science, 323 (2009), pp. 240-244
  • BBC, 2019: BBC. “Are we on the road to civilization collapse?” Story written by L. Kemp. February 19 (2019). http://www.bbc.com/future/story/20190218-are-we-on-the-road-to-civilisation-collapse
  • Beckwith, 2009: C. Beckwith. Empires of the silk road: A history of central eurasia from the bronze age to the present. Princeton University Press, Princeton (2009)
  • Beerling, 1999: D. Beerling. “New estimates of carbon transfer to terrestrial ecosystems between the last glacial maximum and the Holocene”. Terra Nova, 11 (1999), pp. 162-167
  • Bettinger et al., 2009: R. Bettinger, P. Richerson, R. Boyd. “Constraints on the development of agriculture”. Current Anthropology, 50 (2009), pp. 627-631
  • Biraben, 2003: J.-N. Biraben. “The rising numbers of humankind”. Population & Societies, 394 (2003), pp. 1-4.
  • Bowles y Choi, 2012: S. Bowles, J.-K. Choi. Holocene revolution: The co-evolution of agricultural technology and private property institutions. Santa Fe Institute, Santa Fe, NM (2012)
  • Brown y Caldeira, 2017: P. Brown, K. Caldeira. “Greater future global warming inferred from Earth’s recent energy budget”. Nature, 552 (2017), pp. 45-50
  • Burke et al., 2015: M. Burke, S. Hsiang, E. Miguel. “Climate and conflict”. Annual Review of Economics, 7 (2015), pp. 577-617
  • Caldeira y Kasting, 1993: K. Caldeira, J. Kasting. “Insensitivity of global warming potentials to carbon dioxide emission scenarios”. Nature, 366 (1993), pp. 251-253
  • Clark et al., 2016: P. Clark, et al. “Consequences of twenty-first-century policy for multi-millennial climate and sea-level change”. Nature Climate Change, 6 (2016), pp. 360-369
  • Cohen y Crane-Kramer, 2007: M. Cohen, G. Crane-Kramer. Ancient health: Skeletal indicators of agricultural and economic intensification. University Press of Florida; Patricia Lambert. “Health versus fitness”. Current Anthropology, 50 (5) (2007), pp. 603-608
  • Daly, 2012: H. Daly. A population perspective on the steady state economy. Center for the Advancement of the Steady State Economy (2012)
  • Diamond, 1987: J. Diamond. “The worst mistake in the history of the human race”. May 2, 1987, pp. 64–66. Discover Magazine (1987)
  • Diamond, 2005: J. Diamond. Collapse: How societies choose to fail or succeed. Viking Press, New York (2005)
  • Diamond, 2019: J. Diamond. Interview of Jared Diamond by David Wallace-Wells, “Jared Diamond: There’s a 49 percent chance the world as we know it will end by 2050. May 10. New York Magazine (2019)
  • Ehrlich y Ehrlich, 1990: P. Ehrlich, A. Ehrlich. The population explosion. Simon & Schuster, New York (1990)
  • Ehrlich y Ehrlich, 2013: P. Ehrlich, A. Ehrlich. “Can a collapse of global civilization be avoided?” Proceedings of the Royal Society B, 280 (2013)
  • Feynman y Ruzmaikin, 2018: J. Feynman, A. Ruzmaikin. “Climate stability and the origin of agriculture”. ONLINE FIRST (2018), 10.5772/intechopen.83344
  • Fischer et al., 2018: H. Fischer, et al. “Paleoclimate constraints on the impact of 2°C anthropogenic warming and beyond”. Nature Geoscience, 11 (2018), pp. 474-485
  • Gabbatiss, 2017: J. Gabbatiss. “Worst-case global warning predictions are the most accurate, say climate experts”. December 6. The Independent (2017)
  • Gowdy, 1998: J. Gowdy (Ed.), Limited wants, unlimited means: A reader on hunter-gatherer economics and the environment, Island Press, Washington, DC (1998)
  • Gowdy y Juliá, 2010: J. Gowdy, R. Juliá. “Global warming economics in the long run”. Land Economics, 86 (1) (2010), pp. 117-130
  • Gowdy y Krall, 2013: J. Gowdy, L. Krall. “The ultrasocial origins of the Anthropocene”. Ecological Economics, 95 (2013), pp. 137-147
  • Gowdy y Krall, 2014: J. Gowdy, L. Krall. “The transition to agriculture and the evolution of human ultrasociality”. Journal of Bioeconomics, 16 (2) (2014), pp. 179-202
  • Gowdy y Krall, 2016: J. Gowdy, L. Krall. “The economic origins of ultrasociality”. The Behavioral and Brain Sciences, 39 (2016), pp. 1-60
  • Hall y Klitgaard, 2011: C. Hall, K. Klitgaard. Energy and the wealth of nations: Understanding the biophysical economy. Springer Science and Business Media (2011)
  • Hansen et al., 2016: J. Hansen, et al. “Ice melt, sea level rise and superstorms: Evidence from paleoclimate data, climate modeling, and modern observations that 2°C global warming could be dangerous”. Atmospheric Chemistry and Physics, 16 (2016), pp. 3761-3812.
  • Haug et al., 2001: G. Haug, D. Gűnther, L. Peterson, D. Sigman, K. Hughen, B. Aeschlimann. “Climate and the collapse of Maya civilization”. Science, 299 (2001), pp. 1731-1735
  • Hawks, 2011: J. Hawks. “Selection for smaller brains in Holocene human evolution”. August 22. John Hawks’ weblog (2011).
  • Henneberg, 1988: M. Henneberg. “Decrease of human skull size in the Holocene”. Human Biology, 60 (1988), pp. 395-405
  • Henrich et al., 2010: J. Henrich, S. Heine, A. “Norenzayan. The weirdest people in the world?” The Behavioral and Brain Sciences, 33 (2010), pp. 61-135
  • Huang et al., 2011: C. Huang, J. Pang, X. Zha, H. Su, Y. Jia. “Extraordinary floods related to the climatic event at 4200 BP on the Qishuihe River, middle reaches of the Yellow river, China”. Quaternary Science Reviews, 30 (2011), pp. 460-468
  • IPCC, 2014: IPCC. Climate change 2014: Synthesis report. R.K. Pachauri, L.A. Meyer (Eds.), Contribution of working groups I, II and III to the fifth assessment report of the intergovernmental panel on climate change, Core Writing Team, Geneva, Switzerland (2014)
  • Kaplan et al., 2000: H. Kaplan, K. Lancaster, M. Hurtado. “A theory of human life history evolution: Diet, intelligence, and longevity”. Evolutionary Anthropology (2000), pp. 156-185
  • Kasting, 1998: J. Kasting. “The carbon cycle, climate, and the long-term effects of fossil fuel burning”. Consequences, 4 (1998), pp. 15-27
  • Kerr, 1998: R. Kerr. “Sea-floor dust shows drought felled Akkadian Empire”. Science, 279 (1998), pp. 325-326
  • Kintisch, 2016: E. Kintisch. “Greenland’s getting warmer, but farmers there are struggling more than ever”. November 17. National Public Radio (2016)
  • Kucharik y Serbin, 2008: C. Kucharik, S. Serbin. “Impacts of recent climate change on Wisconsin corn and soybean yield trends”. Environmental Research Letters, 3 (2008), pp. 1-10
  • Larsen, 2006: C.S. Larsen. “The agricultural revolution as environmental catastrophe: Implications for health and lifestyles in the Holocene”. Quaternary International, 150 (2006), pp. 12-20
  • Lobell et al., 2008: D. Lobell, M. Burke, C. Tebaldi, M. Mastrandrea, W. Falcon, R. Naylor. “Prioritizing climate change adaptation needs for food security in 2030”. Science, 319 (2008), pp. 607-610
  • MacKinnon, 2013: J.B. MacKinnon. The once and future world. Houghton Mifflin Harcourt, New York (2013)
  • Matthews y Caldeira, 2008: D. Matthews, K. Caldeira. “Stabilizing climate requires near-zero emissions”. Geophysical Research Letters, 35 (2008), Article L04705
  • Monbiot, 2014: G. Monbiot. Feral: Rewilding the land, the sea, and human life. University of Chicago Press, Chicago (2014)
  • Montenegro et al., 2007: A. Montenegro, V. Brovkin, M. Eby, D. Archer, A. Weaver. “Long term fate of anthropogenic carbon”. Geophysical Research Letters, 34 (2007), Article L19707
  • Morgan, 2009: D. Morgan. “World on fire: Two scenarios of the destruction of human civilization and possible extinction of the human race”. Futures, 41 (2009), pp. 683-693
  • Munro, 2004: N. Munro. “Zooarchaeological measures of hunting pressure and occupation intensity in the Natufian”. Current Anthropology, 45 (2004), pp. S5-S34
  • Nissen, 1988: H. Nissen. The early history of the Ancient Near East 9000-2000 BC. University of Chicago Press, Chicago (1988)
  • Nguyen, 2005: N. Nguyen. Global climate changes and rice food security. FAO, Rome (2005)
  • Ponting, 2007: C. Ponting. A new green history of the world. Penguin Books, London and New York (2007)
  • Randers, 2012: J. Randers. 2052: A global forecast for the next forty years. Chelsea Green Publishing, White River Junction Vermont (2012)
  • Randers, 2008: J. Randers. “Global collapse—fact or fiction?” Futures, 40 (2008), pp. 853-864
  • Richerson et al., 2001: P. Richerson, R. Boyd, R. Bettinger. “Was agriculture impossible during the Pleistocene but mandatory during the Holocene? A climate change hypothesis”. American Antiquity, 66 (2001), pp. 387-411
  • Scheidel, 2017: W. Scheidel. The great leveler: Violence and the history of inequality. Princeton University Press, Princeton, NJ (2017)
  • Scott, 2017: J. Scott. Against the grain: A deep history of the earliest states. Yale University Press, New Haven (2017)
  • Shepard, 1998: P. Shepard. Coming home to the pleistocene. Shearwater Books, Washington, D.C (1998)
  • Smith, 2019: H. Smith. “Wallace Broecker, who helped popularize term ‘global warming,’ dies at 87”. February 19. Washington Post (2019)
  • Spratt y Dunlop, 2019: D. Spratt, I. Dunlop. Existential climate-related security risk: A scenario approach. Breakthrough – National Centre for Climate Restoration (2019).
  • Stringer y Galway-Witham, 2017: C. Stringer, J. Galway-Witham. “On the origin of our species”. Nature, 546 (2017), pp. 212-214
  • Tainter, 1988: J. Tainter. The collapse of complex societies. Cambridge University Press, Cambridge, UK (1988)
  • Turchin et al., 2013: P. Turchin, T. Currie, E. Turner, S. Gavrilets. “War, space, and the evolution of Old World complex societies”. Proceedings of the National Academy of Sciences United States of America, 110 (41) (2013), pp. 16384-16389, 10.1073/pnas.1308825110
  • United Nations, FAO, 2019: United Nations, FAO. J. Bélanger, D. Pilling (Eds.), The State of the world’s biodiversity for food and agriculture, FAO Commission on Genetic Resources for Food and Agriculture Assessments, Rome (2019)
  • Wallace-Wells, 2017: D. Wallace-Wells. The uninhabitable earth, annotated edition (2017)
  • Weiss, 2017: H. Weiss. Mega drought and collapse: From early agriculture to Angkor. Oxford University Press, New York (2017)
  • Weiss et al., 1993: H. Weiss, M.-A. Courty, W. Wetterstrom, F. Guichard, L. Senior, R. Meadow, et al.. “The genesis and collapse of third millennium North Mesopotamian civilization”. Science, 261 (1993), pp. 99-1004
  • Weiss y Bradley, 2001: H. Weiss, R. Bradley. “What drives societal collapse?” Science, 291 (2001), pp. 609-610
  • World Bank, 2012: World Bank. Turn down the heat: Why a 4°C warmer world must be avoided (2012)
  • [Total: 0   Promedio: 0/5]
    Share
avatar

John Gowdy

Economista del Instituto Politécnico Rensselaer en Troy (Nueva York). Licenciado en antropología, master en planificación social y doctorado en economía, su investigación gira en torno a la valoración de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas, la economía evolutiva, el desarrollo sostenible, el cambio climático y la economía del comportamiento. Es autor de más de 170 artículos y 10 libros. Ha sido presidente de la Sociedad de EE. UU. para la Economía Ecológica y Presidente de la Sociedad Internacional para la Economía Ecológica. Recibió el Premio Herman Daly por sus contribuciones a la economía ecológica.

9 Respuestas

  1. avatar Felix Moreno dice:

    Desde luego uno de los artículos más interesantes publicados en 15-15-15 enhorabuena.

  2. avatar DFC dice:

    Artículo muy interesante, gracias.

    Lo que hecho de menos es alguna referencia a la Gran Caja de Pandora de la energía nuclear, en particular a las miles de toneladas de residuos radiactivos, muchos de ellos alojados en las piscinas de refrigeración de los más de 450 grupos nucleares por todo el mundo, (aparte del impresionante arsenal nuclear), teniendo en cuenta que la liberación de esos isótopos radioactivos pueden contaminar los mares y océanos durante decenas o cientos de miles de años (la mayoría de las centrales están cerca de cursos de agua o del mar para tomar agua para su circuito de refrigeración) y regiones muy extensas de la Tierra. Lo que suceda cuando ya no tengamos recursos para mantener los grupos nucleares y los depósitos de residuos no se parecerá en nada a los alrededores actuales de los sucesivos sarcófagos de Chernobyl (que han costado una fortuna hacerlos) o la gran barrera de hielo que mantenemos alrededor de los 3 núcleos fundidos de Fukushima; cuando esas barreras se deterioren ya no hablaremos tanto de “con qué facilidad la naturaleza se repone”, o por lo menos no en los siguientes 200.000 años, por supuesto que la Tierra se curará, ¡claro que si!, pero mucho más tarde. La prioridad, para mí sería dejar de producir isótopos radiactivos ya, desmantelar las centrales e intentar buscar almacenamientos estables. pero justo al contrario, precisamente ahora se está considerando la energía nuclear como una de las “soluciones” para electrificar la sociedad y dejar de emitir CO2 manteniendo nuestros “estilos de vida”. De locos….

    Otra Gran Caja de Pandora que hemos abierto recientemente es la ingeniería genética, con la llegada del CRISPR/Cas 9 y la llamada “Genomics DIY” (ingeniería genética “de garage”) y de laboratorios por todo el mundo, esa “ruleta rusa” de jugueteo con los genes (muchos son programas militares encubiertos) puede que algún día, no muy lejano, algo salga muy pero que muy mal….Creo que Nassim Taleb tiene razón

    Hay quien menciona que hay otra Caja de Pandora en ciernes que es la AI, pero yo sinceramente no creo que llegue a tanto, ni que de tiempo a que lo sea…

    En todo esto el elefante en la habitación es el proyecto de “Conocimiento Total” a través de la Ciencia, para el “Control Total” por medio de la Tecnología. Básicamente se trata del mismo proyecto de siempre de dominio del Hombre por el Hombre a través del dominio de la Naturaleza; y hay que decirlo: ha sido y es la Ciencia la gran herramienta moderna en este proceso que ha permitido llegar más lejos que nunca, por supuesto con su parte positiva, para muchos de nosotros actualmente, pero auguro que las siguientes generaciones empezarán a apreciar de distinta forma a dónde les ha llevado el Proyecto Científico y sus sucesivas aperturas de Cajas de Pandora (los griegos ya sospecharon esa Hybris de la curiosidad en ese mito). Ninguna civilización en el pasado podía haber imaginado el grado de capacidad de destrucción a escala global que tiene la nuestra.

    El “blow-back” del futuro será brutal y tras esto aprenderemos (de nuevo, durante algún tiempo) que la Razón es sólo una herramienta (más) al servicio de nuestros deseos, o como decía Vico “cada civilización empieza en una Barbarie de la Sensación y termina en una Barbarie de la Reflexión”

    Evidentemente nosotros (ahora, desde hace no demasiado tiempo) hemos sido los grandes favorecidos de este proceso de aceleración científico-técnica, pero las futuras generaciones y el resto de especies del planeta, como habéis descrito, les espera un futuro devastador a lo largo y ancho del mundo

  3. avatar Carlos de Castro dice:

    El artículo es muy determinista con el cambio climático, olvidando muchas realimentaciones dinámicas que ya hemos discutido por aquí y en otros sitios como los blogs de “usted no se lo cree”, el de “crashoil” y, por supuesto, el magnífico y mucho más completo libro de “La espiral de la energía”, qué lástima, no es conocido en el mundo anglosajón. De este último habría aprendido que no fuimos cazadores-recolectores, sino más bien forrajeros, y de la influencia de la energía y no solo del clima…
    En todo caso interesante artículo.

    En cuanto a realimentaciones que faltan:
    El colapso de la civilización es el factor fundamental que hace cuasi-imposible una subida de 8ºC usando los mismos modelos climáticos que hablan de ello. Es más, tampoco 4ºC si usamos esos mismos modelos climáticos.
    Las culturas cazadoras generaron problemas regionales al menos en Norteamérica y Australia, no creo que con tanta influencia como se escribe sin ayuda de los cambios climáticos locales pero ahí están.
    Lo extraordinario del holoceno sería menos extraordinario si una vez iniciadas casi simultáneamente en áreas geográficas dispersas, la revolución agrícola hubiera empezado a generar su propio cambio climático que revirtió lo justo el descenso a una etapa glacial. En todo caso, si la teoría de que la agricultura se hizo estable gracias a cierta estabilidad climática es correcta (que es mi hipótesis), entonces la predicción es que en otras etapas interglaciares antes del Holoceno, tuvo que haber agricultura (los Homo no eran menos listos). Esto además explicaría que apareciera la agricultura casi simultáneamente en tres sitios distintos no bien comunicados (es decir, los indígenas americanos ya conocían las técnicas agrícolas cuando llegaron a América, como un conocimiento ancestral). Si esto no se comprueba y no se descubre técnicas agrícolas de más de 40000 años, entonces puede que los que tengan razón sean los que argumentan que la agricultura fue la que generó las condiciones del holoceno (aunque posiblemente haya una realimentación dinámica).
    Lo de que la vida se hizo más dura con la revolución agrícola pasó también en la Revolución Industrial, donde allí donde llegaba también redujo durante décadas o algún siglo la esperanza de vida.
    Parece que las revoluciones tecnológicas traen una desestabilización social y efectos colaterales que hacen que la sociedad empeore. Un argumento para no desear la Revolución postindustrial esa de los robots, I.A. y demás. Que no llegará por falta de “civilización”.

    • el magnífico y mucho más completo libro de “La espiral de la energía”, qué lástima, no es conocido en el mundo anglosajón. De este último habría aprendido que no fuimos cazadores-recolectores, sino más bien forrajeros

      Carlos, quizás la ausencia del término “forrajeros” cabe más atribuírmela a mí como revisor de la traducción que al autor o incluso a Moisès como traductor. Aunque en inglés se utiliza foragers y el autor lo hace para referirse a la búsqueda y recolección de comida, yo lo he eliminado. Creo que su uso, como hicieron Luis y Ramón en el libro que mencionas (por otro lado sin duda mangífico y necesaria su traducción, que ya tarda, como la de varios de los tuyos), es un error, como creo que ya he señalado en alguna reseña; pero es un simple error lingüístico, porque en castellano el forrajeo sólo se aplica a conseguirles alimento los humanos para el ganado. De todos modos me sorprende tu diferenciación, porque das a entender que no es lo mismo la recolección que el foraging, y yo siempre he entendido que sí. O ¿te refieres a que más que cazadores-recolectores nuestros antepasados eran simples recolectores (foragers)?

      Por lo demás, creo que el hecho de que la agricultura será imposible o al menos tremendamente difícil con condiciones climáticas caóticas, es algo bastante aceptado. ¿No? Lo que apunta Gowdy de irnos preparando mediante la resilvestración me parece muy apropiado. Quizás si combinásemos eso con una reforestación masiva con especies arbóreas y arbustivas que nos dieran frutos comestibles a los humanos (y otras especies) podría aliviarse la pérdida de capacidad de carga que supondrá la nueva variabilidad climática. Es algo que ya apuntaba por la cuestión energética yo en Nosotros, los detritívoros..

  4. avatar Carlos de Castro dice:

    Lo que sobra es poner primero cazador. Estrictamente: “omnívoros generalistas elásticos”. Efectivamente forrajeo se aplica a toda técnica de alimentación animal. Específicamente “cazar” se aplica a los depredadores de hervíboros. Pensamos en cazar piezas de cierto tamaño, no solemos pensar en “cazar” insectos (insectívoros), caracoles, bibalvos…, que probablemente fue lo que más “cazamos”.
    Admitiría recolector-cazador para muchas tribus, pero cazadoras ha habido muy pocas (esquimales y otros pueblos pescadores) (por cierto: pescador-recolector?)(durante las glaciaciones pescariamos mucho más que cazaríamos).
    En todo caso, hemos sido mucho más vegetarianos que carroñeros e insectívoros y más carroñeros que cazadores/pescadores, las más del tiempo y del espacio. Así que recolectores de frutos y raíces-carroñeros-pescadores-cazadores?
    Preguntémonos por qué no usamos el término carroñero (o ladrón de la caza de otros), que lo hemos sido mucho más que cazador (la imagen no es la del guepardo sino la de la hiena o el buitre)…

    Cuando el clima se hace inestable (durante las fases rápidas de glaciación-desglaciación y a la inversa) efectivamente es muy difícil que tu asentamiento agrícola dure siglos, es quizás por ello que ha habido agricultores nómadas (sí, lo hemos probado todo). El caos climático que estamos provocando ahora es tan rápido que efectivamente hará casi imposible una agricultura sedentaria que dure siglos, sin embargo, a escala local y regional, incluso durante el holoceno “estable” ha habido grandes cambios, con lo que nunca ha sido fácil mantener por siglos un asentamiento, pero sí durante algunas generaciones humanas; quizás por eso, en zonas de influencia marina (pero no pegadas a la costa), con grandes ríos o en zonas donde han sobrevivido árboles que pueden vivir miles de años, la agricultura-arbórea biodiversa, fue estable y podrá ser estable, una vez esta fase caótica dé paso a un clima no caótico. Pasado un milenio es posible que la biosfera vuelva a su trayectoria normal de etapa glacial. Quizás para entonces, la bajada del nivel del mar en zonas tropicales permita el cultivo en zonas que hoy están sumergidas a 50 o 100 metros de profundidad. Apostaría que hubo agricultores en la zona de Indonesia durante la última glaciación, solo que habría que contratar a paleontólogos-submarinistas (si es que ese tipo de huellas puede perdurar).
    Así que soy más optimista, solo que para dentro de bastantes siglos. La población humana podrá recurperar las centenas de millones de individuos con la enorme ventaja de que ya no explotará recursos fáciles fósiles o nucleares y por tanto le dará más tiempo a la sociedad adaptarse a los efectos colaterales de las tecnologías.

    Por supuesto, todo ello admitiendo que este caos actual no sobrepasa los 4 o 5ºC, pues entonces no solo la resilvestración estará asegurada, sino que la extinción humana estará prácticamente garantizada (recemos a Gaia).
    Hablar de 8 grados más supondría estar en la frontera del run away y por tanto habría que rezar a algún dios clásico para que no desapareciera Gaia y toda la vida sobre el planeta. Entonces sí, nuestro pecado sería “Universal”.

    El colapso civilizatorio debe ser rápido para que sea más improbable sobrepasar los 3 o 4ºC. A veces, creo que es mejor el “New Green Deal” que el BAU porque el colapso es más brusco con el primero, así que lo mismo un día me veo defendiendo el coche eléctrico (es broma).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.