El aumento del nivel del mar es un problema más grande de lo que pensamos. Y Países Bajos no tiene plan B

avatar

2019-05-14

Share

(Publicado originalmente en Vn.nl. Traducido con permiso a partir de la versión inglesa del artículo, por Moisès Casado, y revisado por Manuel Casal Lodeiro.)

Holanda es mundialmente famosa por los pólders[1] y los diques. Se nos conoce como la pequeña nación laboriosa del Mar del Norte que ha mantenido a ralla con éxito el mar durante siglos. Pero el mar con el que hemos estado luchando durante toda nuestra historia no estaba aumentando de volumen. Esta situación se está viendo seriamente afectada por el calentamiento del agua de mar y la fusión de los glaciares y los casquetes de hielo, lo que lleva a un aumento lento pero constante del nivel del mar.

Por supuesto, se están levantando diques y los ríos tienen cierto margen para desbordarse de vez en cuando, pero ¿será eso suficiente? Y lo más importante: ¿cuánto tiempo durará? El nivel del mar está empezando a subir, y puede ir más rápido de lo que pensábamos inicialmente. La gran pregunta es: ¿los Países Bajos, como los conocemos, sobrevivirán a lo que viene?

En este artículo, escucharemos a varios especialistas holandeses sobre el nivel del mar, cuyas preocupaciones hasta ahora se han limitado a las discusiones en sus propios círculos. Los investigadores del clima y los glaciólogos tienen cada vez más dudas sobre la estabilidad de la capa de hielo de la Antártida, cuya inestabilidad puede causar una rápida aceleración en el aumento del nivel del mar, lo que tendrá importantes repercusiones en los Países Bajos, según los expertos que están estudiando el aumento del nivel del mar.

Para mantener a raya el agua de mar, los diques deben ser más altos. Como resultado, los pólders detrás de ellos se volverán relativamente más profundos, haciéndolos más vulnerables y más costosos de mantener. Estos diques superiores también son un problema en sí mismos: evitan la sedimentación natural, lo que significa que nuestro delta no puede crecer junto con el avance del mar.

¿En qué tipo de país queremos vivir?

Los expertos comparten una preocupación: los Países Bajos no tienen un Plan B para un escenario en el que los niveles del mar aumentan más rápido de lo que hemos tenido en cuenta en el Programa Delta. Al mismo tiempo, no existe un debate público adecuado sobre este tema, a pesar de la necesidad urgente de hacerlo. No en algún momento del futuro, sino ahora mismo, porque debemos tomar algunas decisiones importantes hoy. Especialmente si consideramos cuánto tiempo lleva desarrollar e implementar estos planes.

Reducir las emisiones de CO2 y reforzar los diques son solo la mitad de la historia. La cruda realidad es que incluso estas medidas combinadas pueden resultar insuficientes a largo plazo para preservar las partes más bajas de nuestro país. El modelo de pólder, en su sentido más literal que político, tiene sus límites, algunos físicos y otros más subjetivos. Los límites físicos se basan en la ciencia sólida: ¿con qué rapidez aumentará el nivel del mar y cuánto aumento podemos manejar realmente? Los límites subjetivos son una cuestión de gusto: ¿en qué tipo de país queremos vivir (mientras todavía tenemos tiempo para decidir)?

La historia subyacente

Copyright: Nina Limarev/Shop Around

© Nina Limarev/Shop Around

Pero antes de discutir las proyecciones para el futuro, primero debemos mirar la historia subyacente. Cualquiera que haya estado siguiendo las investigaciones sobre el nivel del mar recientemente, habrá notado un aumento en la pérdida de hielo tanto en Groenlandia como en la Antártida. Las observaciones satelitales también muestran que el aumento del nivel del mar se está acelerando a nivel mundial: en el siglo XX, la velocidad promedio en todo el mundo fue de menos de 2 milímetros por año; después del cambio de siglo, ya había alcanzado unos 3 milímetros y, en la última década, ha aumentado a 4,3 milímetros por año. Esta aceleración continuará, pero por supuesto es incierta a qué velocidad lo hará.

Las perspectivas para el resto de este siglo parecen ser cada vez más sombrías. Cuando en el último informe del IPCC (2013) aún se calculaba en decímetros, cada vez más estudios – incluido el Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos (KNMI) – hablan en términos de metros, como el peor escenario. Esto supone que las emisiones de CO2 y los posibles procesos que aceleran la fusión y la rotura de los bordes de las principales capas de hielo continuarán sin cesar. Y cuando agregas un margen estadístico para la mala suerte, alcanzas el peor de los escenarios: un aumento en el nivel del mar de 292 centímetros para el año 2100.

Este límite superior es casi tres veces más alto de lo que los científicos creían posible hace tan solo una década. Por supuesto, el escenario más desfavorable ciertamente no es el más probable. Pero incluso un metro adicional es un montón de agua con la que lidiar. Y aún más importante: no se detendrá después de 2100. Al contrario: la humanidad está poniendo en movimiento un aumento del nivel del mar que influirá en la superficie de nuestro planeta durante los próximos milenios. Ya es bastante seguro que las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida occidental no podrán conservarse a largo plazo, ni tampoco la mayoría de los glaciares de montaña. Si se toma en cuenta la dilatación del agua cálida de los océanos, el aumento mínimo en el nivel del mar alcanzará alrededor de 10 metros, y eso si hacemos todo lo que esté a nuestro alcance para lograr el objetivo del acuerdo de París de permanecer bien por debajo de un aumento de temperatura global de 2 °C, preferiblemente incluso de 1.5 C.

Estamos claramente fallando en lograr esto, como lo confirmó el último Informe sobre la Brecha de Emisiones del PNUMA que muestra una gran abismo entre las promesas y la política real. A nivel mundial, todavía estamos muy cerca de los negocios como de costumbre y emisiones habituales, lo que significa que los riesgos son altos y que excederemos varios puntos de inflexión. ¿Qué significa esto? Si continuamos consumiendo combustibles fósiles a la tasa actual durante el resto de este siglo, cosa que muchos países defienden actualmente, entonces el aumento de la temperatura puede incluso superar los 4 o 5 °C, y gran parte de la Antártida Oriental también se colocará en la balanza. En ese caso, hablaremos de un aumento del nivel del mar de unos 55 metros. El aumento total tomará unos pocos miles de años, pero en este escenario comenzaremos a sentir el apretón mucho antes: 2 metros en este siglo, y otros 5 metros en el siglo siguiente, para dar solo un par de cifras ilustrativas.

Ya no está en nuestras manos

Imagen de satélite del Noordoostpolder, prate del Flevopolder. Fuente: Wikimedia Commons.

Una cosa es cierta: en Holanda ya no tenemos nuestro futuro en nuestras manos. Dependemos directamente del éxito o fracaso de las actuales políticas climáticas internacionales para que nuestra existencia continue. Y debido a que es muy incierto si estas políticas realmente lograrán resultados, los expertos advierten que nosotros, como país, debemos tener un plan plenamente desarrollado en el que también se considere la posibilidad de que Holanda no pueda hacerlo e identifique nuestras opciones alternativas.

“Debemos considerar una retirada controlada a largo plazo”, dice el meteorólogo polar Michiel van den Broeke del Instituto de Investigación Marina y Atmosférica de la Universidad de Utrecht (IMAU). Enfatiza que hay grandes incertidumbres con respecto a temas como la pérdida de hielo en la Antártida, por ejemplo. Aunque todavía es menor que en Groenlandia, la pérdida de hielo allí se ha triplicado durante la última década. ¿Esta aceleración va a continuar?

Van den Broeke está respaldado por su colega de Utrecht, Roderik van de Wal: “Los efectos masivos a largo plazo se están ignorando en gran medida. En los Países Bajos, parece que tenemos la actitud de que resolveremos los problemas mediante la adaptación. Esto es una equivocación”.

El glaciólogo y profesor del cambio climático Michiel Helsen también pide un debate público sobre el tema: “¿Seguir viviendo bajo el nivel del mar sigue siendo una opción responsable?” A largo plazo, es posible que no podamos salvar el oeste de los Países Bajos. Me parece sensato que la sociedad discuta qué partes de los Países Bajos estamos preparados para defender y a qué costo “.

Van de Wal: “Si seguimos así, tendremos que renunciar a una gran parte del país”. Necesitamos discutir la opción de mudarnos a Alemania, porque eventualmente alcanzaremos un punto de no retorno. Y en solo diez o veinte años, nos daremos cuenta de que ya hemos superado ese punto”.

Lidiando con las incertidumbres

¿Los legisladores y los políticos realmente tienen suficiente interés y conocimiento sobre las consecuencias a largo plazo del aumento del nivel del mar? “Como yo lo veo, el gobierno holandés está pensando poco en las alternativas a largo plazo para la política costera, aparte de la reposición de arena y la elevación de la altura de los diques”, dice Caroline Katsman, profesora asociada de Oceanografía Física en la Universidad Tecnológica de Delft. Anteriormente, Katsman se especializó en la investigación del nivel del mar en el Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos (KNMI), y es una autoridad en los Países Bajos en la investigación sobre la ciencia subyacente; en otras palabras, la cadena de procesos relacionados que resultan del calentamiento del clima. La fusión de los casquetes de hielo, la expansión térmica del agua del océano, los posibles cambios en las corrientes oceánicas y los patrones del viento: todos estos factores influyen en el desarrollo del nivel del mar, y todos requieren una investigación especializada.

Esto también se aplica a las consecuencias específicas del aumento del nivel del mar para el delta holandés. ¿Cómo reaccionarán los ríos y las costas formadas por sedimentos blandos? ¿Y por cuánto tiempo podremos controlar la situación?

Es hora de escuchar a Marjolijn Haasnoot. Es investigadora senior sobre clima y agua en el Instituto de conocimiento Deltares y experta en adaptación al nivel del mar. También es la autora principal del Apéndice B del informe del Programa Delta 2019 que se publicó en septiembre. Este informe incluye un primer vistazo al impacto de los nuevos escenarios globales del nivel del mar aplicados a la costa holandesa por el KNMI. Estas nuevas proyecciones sugieren que los niveles del mar podrían aumentar mucho más rápido de lo que se pensaba. Con qué rápidez lo hará permanece incierto, en parte porque no sabemos cómo funcionarán los complejos procesos de fusión a lo largo de los bordes de las grandes capas de hielo. Lo que es seguro, dice Haasnoot, es que un enfoque de esperar y ver no será la mejor estrategia. “Cada medida requerirá tiempo. Y ahora es el momento de pensar en ello y elaborar un buen plan, para que también podamos implementarlo a tiempo. Cuando se trata de la política sobre el nivel del mar, necesitas poder lidiar con las incertidumbres. No puedes simplemente esperar hasta saber exactamente lo que va a pasar. Para cuando estés seguro, ya estará sucediendo, y además, podría estar sucediendo demasiado rápido “.

Tenemos que elegir

Estación de bombeo De Leyens, en Zoetermeer.

¿Que aspecto tendría actualmente un plan para los Países Bajos para un periodo de 100 a 200 años? Hace dos años, Deltares organizó un hackathon[2] especial sobre el nivel del mar para responder a la pregunta: ¿qué significaría un nivel del mar mucho más alto, y cómo podemos organizar los Países Bajos si los niveles del mar realmente aumentan más rápido de lo que pensábamos anteriormente? El desafío presentado por Deltares fue serio: tres metros en este siglo y cinco metros más en el siguiente. La tormenta de ideas creativas produjo cuatro escenarios principales: dos en los que nos quedamos donde estamos, uno en el que nos movemos en dirección al Mar del Norte (!) Y un cuarto en el que hacemos lo que cualquier mamífero de tierra sensible preferiría: hacer las maletas y dirigirse a un terreno más alto.

Como supervisora ​​del hackathon, Marjolijn Haasnoot no puede, por supuesto, expresar una preferencia personal. Pero sí dice que el plan actual está diseñado en base a un aumento en el nivel del mar de solo un metro, y que espera que haya un punto de inflexión para nuestra estrategia actual entre uno y dos metros. Después de eso, se requerirán grandes intervenciones de transformación, para lo cual se desarrollarán alternativas. Ella también hace una puntualización muy importante: tenemos que tomar una decisión.

Ilustración: Lisistent.

Haasnoot llama a los cuatro escenarios “vías de adaptación”. Si convertimos a Holanda en un fuerte, tendremos que construir diques gigantes, pero también, y quizás lo más importante, estaciones de bombeo gigantescas. Esto es esencial, porque en algún momento necesitaremos bombear toda el agua del Rin, del Meuse, del Scheldt y del Ems – que en ese momento estarán más bajos que el nivel del mar – sobre esos enormes diques. Los costos de la energía serán más altos, pero ese no es el único problema, porque cuando las enormes estaciones de bombeo bombeen el agua dulce, el agua salada más pesada se filtrará en el subsuelo. Puedes deshacerte del agua, pero no de la sal, que es desastrosa para la agricultura en su forma actual. En lugar de un fuerte, puede tener más sentido hablar de una bañera semi-porosa.

El segundo escenario reconoce que serán necesarios grandes cambios. La agricultura holandesa no sobreviviría en su forma actual con aguas subterráneas salobres, por lo que podríamos simplemente dejar que el agua ingrese y dedicar un montón de espacio a los ríos, que apenas podrían drenar en el mar por sí solos en amplios estuarios. En las áreas pantanosas resultantes, podrías construir ciudades sobre pilotes, lo que sería emocionante para los futurólogos pero para nadie más.

Una tercera opción es la ‘estrategia ofensiva’. Esto no se discutió durante el hackathon, sino que es una idea que surge regularmente: construir islas en el mar. Muchas personas reaccionan reflexivamente a los desafíos pensando que “el ataque es la mejor defensa”. Haasnoot: ‘Esta no es necesariamente la mejor idea. Las islas pueden romper olas, pero tendrán que construirse más altas y también conectarse al continente para defender al país contra un aumento del nivel del mar a largo plazo. Incluso entonces, al final tendremos que bombear los ríos desde el delta bajo y el agua salada penetrará a través del subsuelo.

Las ruinas de los suburbios abandonados

Eso nos deja con el cuarto escenario, del cual nadie quiere hablar realmente: abandonar la línea de costa actual y moverse a un terreno más alto. Hundirse más profundo debajo del nivel del mar no solo es inseguro, sino que también puede resultar demasiado costoso. Los científicos entrevistados consideran que es esencial romper el tabú en una discusión completa y franca sobre este escenario, porque es mejor tener un plan ante tales desarrollos potencialmente catastróficos para limitar el daño tanto como sea posible si las cosas llegan tan lejos. Pero también para determinar el punto de inflexión en el que los niveles del mar se vuelven catastróficos.

En última instancia, se reducirá a los costos y beneficios. El geógrafo físico Kim Cohen, profesor asociado en Dinámicas Costeras, Sistemas Fluviales y Cambio Global en la Universidad de Utrecht, describe un escenario de retirada que puede comenzar en el siglo XXII: “Los Países Bajos Centrales y Drenthe se convertirán en cabos de una nueva costa”, dice. “Tendrá sentido para las personas establecerse allí. Pero el territorio holandés restante estará mucho más poblado por lo que mucha gente tendrá que cruzar la frontera”. ¿Y qué sucederá en las áreas evacuadas? Cohen: allí se desarrollarán nuevos biotopos, y una gran cantidad de lodo del Rin se acumulará en las ruinas inundadas de los suburbios abandonados. Las áreas con edificios de gran altura, como las del Randstad, permanecerán como islas, posiblemente habitadas por un número limitado de personas”.

Fecha de caducidad

Burbujas representando la población en los principales núcleos de la conurbación policéntrica de Randstadt.

La pregunta clave aquí es: ¿cómo podemos usar estas visiones del futuro lejano para determinar las consecuencias hoy? ¿Qué decisiones debemos tomar? Marjolijn Haasnoot cree que debemos prestar mucha más atención a la fecha de vencimiento de los principales proyectos de infraestructuras en 2019. ¿Cómo podemos hacer inversiones de las que no nos arrepentiremos más adelante y que nos permitan responder con flexibilidad a cualquier cambio que se produzca? “En el pasado, tomábamos decisiones sobre los grandes proyectos de infraestructuras con una vida útil de 100 o 200 años. Si tuvieras que hacerlo ahora, tendrías que tener en cuenta un aumento del nivel del mar potencialmente enorme. Una alternativa sería construir de forma adaptativa, para que puedas realizar modificaciones o ampliarlas según sea necesario”.

Entonces, ¿cuál es realmente la mayor preocupación: la velocidad del aumento del nivel del mar o el nivel máximo que alcanza el agua? Haasnoot: “La velocidad de la subida puede resultar ser el punto de inflexión. Si va muy despacio, podemos adaptarnos, pero si todo sucede muy rápido, podemos quedarnos sin tiempo. No solo los sistemas naturales como el Mar de Wadden y las cuencas en el Delta del Sudoeste no serán capaces de hacerle frente, también se volverán difíciles para nuestras propias medidas de adaptación”.

¿Cuál es el futuro del delta de Zelanda? ¿Cuáles son los riesgos allí? Haasnoot: “Si continuamos en el mismo camino, la barrera contra las tormentas se cerrará de forma permanente para evitar la inundación del interior de Zelanda. El Escalda Oriental también será cada vez más profundo porque no se acumulará ningún sedimento. En realidad tenemos dos opciones: o lo cierras por completo y vives con las consecuencias, o dices: tal vez deberíamos devolverlo a la naturaleza y focalizarnos en otras áreas para vivir “.

Hasta ahora, hemos optado por hacer ambas cosas: lo estamos haciendo seguro, y estamos manteniendo los valores ecológicos de las mareas y las zonas de transición de agua dulce a agua salada, –por ejemplo, en el estuario del Scheldt Oriental. Pero “la cuestión es si esta combinación de ambas será posible en el futuro”, advierte Haasnoot.

Dando rienda suelta al mar

Zonas de los Países Bajos situadas por debajo del nivel del mar. Fuente: Wikimedia Commons.

Todos los expertos entrevistados están de acuerdo en que el Mar de Wadden será el primero en experimentar las consecuencias del aumento del nivel del mar. Las marismas ya están comenzando a anegarse con un aumento relativo del nivel del mar de alrededor de 6 milímetros por año. Según el reciente informe del Comisionado del Delta, el límite crítico de inundación podría superarse en solo 10 a 15 años, –comenzando en el oeste del Mar de Wadden. Irónicamente, este anegamiento es en realidad hasta cierto punto una consecuencia de nuestros diques: impiden que el Mar de Wadden se mueva más hacia el interior, que es la reacción natural de los ecosistemas costeros al aumento del nivel del mar.

A medida que aumenta el nivel del mar, tiene más sentido que se le dé rienda suelta al mar. Las áreas arcillosas con vegetación natural, como las salinas alrededor del mar de Wadden o la tierra anegada de Saeftinghe en Zeeuws-Vlaanderen, pueden crecer más rápido que las marismas y los bancos de arena si se protegen de la erosión de las olas.

Son este tipo de áreas que Maarten Kleinhans, profesor de geografía física en la Universidad de Utrecht, también contempla como nuevos “polders de intercambio”: áreas donde la acuicultura y la agricultura pueden alternar, permitiendo la influencia de las mareas y por lo tanto la sedimentación natural. En 2019, estos ecotopos costeros, una vez extensos, han quedado marginados en pequeñas áreas de tierra que permanecieron fuera de los diques casi como una ocurrencia tardía durante la expansión agrícola. Pero si te paras en esos diques y observas con atención, ya puedes ver dónde está más alta la tierra: las marismas están por encima del nivel del mar, a diferencia de las tierras agrícolas dentro de los diques que ahora están por debajo del nivel del mar. “Los pólders de intercambio pueden provocar algunas respuestas furiosas (vea las fervientes objeciones para renunciar a Hedwigepolder – Ed.), Pero necesitan tiempo para sedimentar y en realidad son un gran lugar para combinar con innovaciones agrícolas”.

Pero “construir con la naturaleza” es solo una pieza del rompecabezas. Kleinhans explica que los polders de intercambio son inútiles a lo largo de los ríos, por ejemplo, debido a las bajas concentraciones de sedimentos. Y no hay nada que puedan hacer ahora por las áreas más bajas, “porque ya están acabadas, como en Gouda”.

Proyectar arena

En cualquier caso, queda por ver si todas las piezas del rompecabezas formarán una solución total. Esto nos devuelve a las proyecciones del nivel del mar. “Podemos hacer frente a un metro, o quizás a dos, utilizando una combinación de proyección de arena, diques y sedimentos naturales”, dice Kleinhans. “Entonces, si los gobiernos cumplieran realmente el acuerdo de París, este es el escenario que usaríamos. Agreguemos a eso los efectos directos del cambio climático y ya estaremos bastante ocupados en los Países Bajos. Pero si continuamos en la trayectoria actual, es una idea completamente irreal. Estoy totalmente de acuerdo con la proyección de que, si el nivel del mar sube más de un metro y medio o dos metros, no conservaremos este país. Podemos rociar arena en la playa para proteger el Randstad, pero eso sería ignorar el ingreso de agua salada debajo de las dunas, las áreas de turba bajas, la importancia de los ecosistemas para nuestro propio suministro de alimentos y, sobre todo, el hecho de que ¡El mar no se detiene en la frontera holandesa! El aumento del nivel del mar impedirá la desembocadura de los ríos, lo que dará lugar a niveles altos de agua de los ríos en el interior de la frontera con Alemania, y la acumulación de arena en el puerto de Rotterdam no sería muy útil en ese momento, por citar solo un ejemplo. ‘

También enfrentamos otro problema: no hay un suministro infinito de sedimentos; ni en los ríos, ni a lo largo de la costa. Para evitar la erosión de las playas, ya tenemos que drenar los sedimentos del fondo del Mar del Norte. Si los niveles del mar aumentan en 60 milímetros por año, lo que podría ocurrir en este siglo según los escenarios de alto riesgo, tendría que considerar 12 mega-aportaciones cada año. Hasta ahora, solo hemos realizado una única suplementación: el Sand Motor, cerca de La Haya, y eso fue hace ocho años. Si el aumento del nivel del mar se acelera significativamente, la escala de la reposición de arena necesaria crearía una enorme cantidad de incertidumbres, según Haasnoot. ¿Se esparcirá la arena lo suficientemente rápido, por ejemplo? También cita el impacto en la ecología (vida en los fondos marinos) y en el turismo. “En escenarios extremos, el aumento del nivel del mar podría alcanzar los 60 milímetros por año para finales de siglo. En ese caso, necesitarías una tolva que deposite arena continuamente cada 30 kilómetros a lo largo de la costa “.

El turismo, por supuesto, es una preocupación relativamente insignificante cuando tu país ya se está anegando. Por otro lado, ¿qué más tendríamos para impulsar nuestra economía? Junto con el delta del sudoeste, Rotterdam, nuestro principal impulsor del comercio, será uno de los primeros lugares en enfrentar un problema importante. Eso, combinado con la evaporación literal de los polders de turba en el corazón verde de los Países Bajos (la turba se oxida como resultado del drenaje, causando que los pólders se hundan más profundamente cada año) y el ingreso cada vez mayor de agua salada a través de las aguas subterráneas y los ríos, amenazan con poner fin a la agricultura clásica holandesa –una industria que vale miles de millones de euros. Las reservas de gas utilizadas anteriormente para financiar costosas obras del Delta y las prestaciones sociales están casi agotadas. Si también tienes en cuenta los billones que tendremos que gastar en la adaptación, los Países Bajos se convertirán en un país en desarrollo. Acabaremos llegando a nuestros límites.

La gran inundación de Navidad de 1717.

La realidad contable

Por ahora, podemos reducir los cuatro escenarios del hackathon de Deltares a dos opciones básicas: quedarse (Plan A) y retirada controlada (Plan B).

Estas son las opciones estrictas que enfrentamos desde la perspectiva de un contable. Pero si nos fijamos más detenidamente, las diferencias entre el Plan A y el Plan B no están tan claramente definidas. Probablemente tú misma/o puedes pensar en el ejemplo más simple: los diques no solo tienen que ser más altos, sino que también deben ser considerablemente más amplios, y simplemente no hay espacio suficiente para hacerlo en todas partes. Tú intenta discutir eso con un manifestante con chaleco amarillo cuya casa está en el camino.

Los diques en sí también presentan un gran dilema. Donde una vez fueron nuestra garantía de una vida sin preocupaciones, los geógrafos físicos argumentan que ahora nos están causando cada vez más dolor. Incluso si nos decidimos por el Plan A, será necesario que haya una retirada local para crear un espacio para la sedimentación natural que es esencial para una línea de costa a prueba de futuro. El geógrafo físico Kim Cohen: ‘En el Plan A, la opción más barata es trabajar con la naturaleza’. Esto nos obligará a romper algunos de los diques primarios y luego recurrir a las defensas más antiguas y profundas utilizando conceptos de diques múltiples, como el durmiente, el guardián y el soñador (diferentes niveles de diques de respaldo), e incluso a montículos artificiales en algunos lugares, dice Kleinhans.

El alemán como segunda lengua obligatoria

Copyright: Nina Limarev/Shop Around

© Nina Limarev/Shop Around

Una vez que comenzamos a calcular el aumento del nivel del mar en metros, nos deslizaremos en algún lugar del Plan A hacia el Plan B, que aún no se ha formulado. Cohen: “Eso lo llevaría a un escenario que cambia a Randstad Holland por el Zandstad Veluwe[3] [4] [5] (con el centro de la economía desplazándose al este de los Países Bajos), o una en la que simplemente nos convertimos en un estado de la República Federal de Alemania.

Esto nos deja las siguientes dos grandes cuestiones: ¿se debe planificar una retirada de este tipo? Y, de ser así, ¿cómo podemos lograrlo con el menor dolor posible? Cohen da ejemplos prácticos de cómo los Países Bajos podrían prepararse para abandonar la megalópolis occidental del Randstad. Por ejemplo, es posible que debamos dejar pasar cincuenta años para eliminar gradualmente los costos de las hipotecas en propiedades privadas en las áreas que se abandonarán. Y tendríamos que hacer del alemán un segundo idioma obligatorio en la escuela secundaria.

Kleinhans dice: “La probabilidad de que nuestros nietos permanezcan secos aquí es demasiado baja si seguimos así”. Y si todo termina bajo el agua, nuestra agricultura y nuestra economía sufrirán y será mejor que construyas una vida más al este en lugar de meter tu cabeza en la arena aquí “.

En el libro El colapso de la civilización occidental, los historiadores de la ciencia estadounidenses Naomi Oreskes y Erik Conway esbozaron la distopía —desde una perspectiva científica dolorosamente plausible— de las consecuencias del cambio climático después de que la humanidad no hubiese logrado frenar con eficacia el calentamiento global. En esta distopía, los Países Bajos tienen el dudoso honor de servir como la ilustración principal. Literalmente en la página cero, incluso antes de que comience el texto real, se lee: “La nación conocida anteriormente como los Países Bajos”, un mapa del país en gran parte anegado en el año 2300.

El mapa está ahí porque los autores querían hacer una puntualización, por lo que no es necesario que sea completamente exacto. El aumento de casi 15 metros del nivel del mar en torno al año 2300 refleja el escenario más extremo destacado al comienzo de este artículo, basado en un aumento de temperatura de 3 a 4° C, o incluso más. Le pedimos a Kim Cohen que usara su conocimiento del subsuelo holandés, el sistema fluvial y costero y nuestra cultura de gestión costera y del agua para presentar una versión revisada de este escenario. La Haya, Utrecht, Rotterdam y Amsterdam se sumergirán, y Groningen y Friesland también serán borrados del mapa. Su mapa también incorpora intentos fallidos de adaptación climática, como los restos de la zona de reposición costera y los pozos profundos en los sitios de la última arena fácilmente extraíble. El destino de las cuatro ciudades principales en el oeste de los Países Bajos también se aplicaría a Amberes, Gante y Brujas: el río Scheldt fluirá directamente al mar, donde una vez se encontraban las provincias de Zelanda y la vecina Flandes.

Mapa de los Países Bajos en el año 2300 bajo un aumento extremo del nivel del mar

Mapa de los Países Bajos en el año 2300 bajo aumento extremo del nivel del mar

La revista Vrij Nederland le pidió al geógrafo físico Kim Cohen de la Universidad de Utrecht que dibujara un mapa de los Países Bajos, con el aspecto que podría tener en el año 2300. El escenario describe cómo podrían terminar el asunto. No es un mapa para “defenderse de una catástrofe imprevista”, sino que muestra cómo los Países Bajos podrían cambiar como resultado de un desarrollo gradual, en lugar de por grandes desastres.

Cohen partió del supuesto de que las estrategias como en el Programa Delta actual se mantendrán hasta mediados del siglo XXII. El próximo siglo implica la extracción a gran escala de arena en alta mar para levantar y reponer las playas que protegen las principales ciudades del delta: la “fortaleza de arena” de Holanda. A partir de entonces, el aumento acelerado del nivel del mar alcanzará un nivel extremo de 18 metros por encima del actual en 2300, lo que obligará a la población a retirarse hacia el interior:

El oeste de los Países Bajos está sumergido, dejando un área de aguas poco profundas, y los canales de Ámsterdam son un paraíso para los buceadores. Las aguas poco profundas rompen las olas, por lo que los grupos de ciudades de gran altura como Amsterdam y Rotterdam y las áreas de dunas más grandes de Schouwen, Schoorl y Texel se han convertido en islas. En Utrecht, la torre del siglo XX de Hoog Catharijne sigue siendo una bendición: sirve como un rompeolas, como resultado de lo cual los Dom durarán mucho tiempo. El Betuwepoort es el nuevo Maasvlakte, construido a partir de material reciclado que se extrajo del área de evacuada, que es más económico que extraer arena. Se instalaron Neopolders en Brabant y Overijssel, al igual que en las zonas vecinas de Bélgica y Alemania. Betuwepoort, un área recuperada construida con materiales reciclados tomados de las áreas despobladas, que es más barata que la extracción de arena. A lo largo de la nueva línea costera en el sur y el este, se han creado ‘neopolders’, al igual que en las adyacentes Bélgica y Alemania. El Mar de Wadden también se ha trasladado al interior.

¡Estamos velando por vosotros!

Tiene sentido quedarse un poco más en Zelanda. Durante la cumbre sobre el clima celebrada en Katowice en diciembre de 2018, una delegación de Zelanda asistió para expresar su preocupación por las últimas ideas sobre la aceleración del aumento del nivel del mar. El concejal Cees Van Den Bos de Schouwen-Duiveland señaló que, por ejemplo, la barrera contra la marejada del Este de Scheldt no se construyó para resistir ese nivel de aumento del nivel del mar, y pidió una amplia discusión sobre el tema.

La ministra de Infraestructuras y Gestión del Agua, Cora Van Nieuwenhuizen, apareció rápidamente en la televisión para señalar que comprendía plenamente las preocupaciones expresadas, e incluso afirmó que el resultado de Katowice era “de vital importancia para los Países Bajos”. Pero también insistió en que el debate que convocó Van Den Bos ya estaba en marcha. “Por ejemplo, todas las barreras contra inundaciones se examinan cada seis años. Y el KNMI está trabajando en nuevos escenarios climáticos para los Países Bajos”, agregó. Su declaración ilustra claramente la actitud de los políticos y los responsables de la formulación de políticas en los Países Bajos: puedes dormir bien, ¡porque te estamos cuidando! Pero simplemente apuntar una linterna a una barrera contra las tormentas una vez cada seis años no hará que de repente se convierta en dos o tres metros más alta, por no mencionar que se haga completamente adaptable. Y su referencia al KNMI en el contexto de los problemas climáticos también es bastante ridícula, ya que el instituto ahora tiene el equivalente a solo 1.2 FTEs[6] disponibles para la investigación sobre el nivel del mar.

Desafortunadamente, esto es parte de una tendencia más grande. Los Países Bajos alguna vez tuvieron un Servicio Geológico Nacional (Rijks Geologische Dienst), un centro de investigación no comercial que podría haber realizado un trabajo invalorable en los enormes desafíos que enfrentamos en nuestro delta. Pero el ex-ministro de Asuntos Económicos, Hans Wijers, decidió cerrarlo en 1997 como parte de la ola de privatizaciones en curso.

Por suerte, la investigación sobre el nivel del mar todavía se está llevando a cabo en el Instituto Real de los Países Bajos para la Investigación del Mar (NIOZ), en la Universidad de Utrecht (IMAU) y en la Universidad Tecnologíca de Delft. Sin embargo, esta investigación debe competir con disciplinas completamente diferentes, todas orientadas a la misma financiación de la Organización de los Países Bajos para la Investigación Científica (NWO).

Como resultado, ninguno de estos institutos tiene el dinero para desarrollar su propio modelo integral de nivel del mar para calcular las consecuencias de la fusión del hielo a miles de kilómetros de distancia en la costa holandesa. “Aunque solo llevaría unos pocos años de trabajo”, dice uno de los especialistas. (“Bueno, probablemente diez”, dice otro: tendremos que integrar los casquetes de hielo en el modelo).

Un modelo de este tipo es crucial si realmente se desean mejorar los escenarios del nivel del mar. Incluso el Programa Polar de los Países Bajos falló en su última ronda de financiación para la investigación proyectada sobre el nivel del mar para los próximos cinco años. “Eso es sorprendente, cuando se considera la urgencia del tema y las evaluaciones sobresalientes de los especialistas internacionales sobre las propuestas de investigación presentadas”, dice Michiel van den Broeke.

Independientemente de cómo se mire, parece que nos resistimos a escuchar la verdadera historia del aumento del nivel del mar en los Países Bajos. Pero tenemos que tomar algunas decisiones difíciles, y necesitamos tomarlas ahora.

Casdeiro

Notas

[1] Un pólder es un término neerlandés que describe las superficies terrestres ganadas al Mar del Norte. Esta técnica se utilizó por primera vez en el siglo XII, en la región de Flandes.

Los neerlandeses se han convertido en auténticos maestros en el arte de conquistar las tierras situadas a orillas del mar, que se hallan a su mismo nivel o inferior, para darles de esta forma un aprovechamiento agrícola.

[2] Una hackathon o maratón de hackers (también conocido como hackaton, hack day, hackfest o codefest) es un evento en el que los programadores informáticos y otras personas involucradas en el desarrollo de software, incluyendo diseñadores gráficos, diseñadores de interfaces y gestores de proyectos, colaboran intensamente en los proyectos de software. De vez en cuando también hay un componente de hardware.

Se trata de una experiencia colectiva para hacer un proyecto de software en un tiempo limitado. Las hackatones suelen durar entre un día y una semana. Algunas sirven sólo para fines educativos o sociales, aunque en muchos casos el objetivo es crear un software utilizable. Tienden a tener un enfoque específico, que puede incluir el lenguaje de programación utilizado, el sistema operativo, una aplicación, etc. En otros casos, no hay ninguna restricción sobre el tipo de software sobre el que versa el encuentro.

[3] El Randstad (del neerlandés rand (borde) y stad (ciudad) es el nombre que recibe la mayor conurbación de los Países Bajos, a su vez una de las mayores de Europa.

Hay que distinguir entre la región metropolitana de Randstad, con una población en torno a los 6,6 millones de habitantes (40% del total de los Países Bajos), y la Región de Randstad (una asociación socio-económica) que reúne unos 8,2 millones de habitantes (casi la mitad de la población del país).

[4] El término Zandstad fue acuñado a fines del siglo XX para comparar la urbanización del área de la ciudad de Brabantse con el Randstad de la parte occidental de los Países Bajos. El término proviene de los historiadores de la arquitectura de la Universidad VU de Ámsterdam. Hoy en día, el término se usa cada vez más en los círculos de desarrollo urbano para referirse al campo urbanizado de Brabante del Norte.

[5] Veluwe es la zona boscosa más amplia de los Países Bajos (alrededor de 1100 km2). Se encuentra en la provincia de Güeldres, al sureste del lago de Veluwe y de los otros lagos del Veluwerand. Una parte del territorio está protegida por el parque natural de De Hoge Veluwe.

[6] El equivalente a tiempo completo (FTE). El FTE se usa a menudo para medir la participación de un trabajador o estudiante en un proyecto, o para realizar un seguimiento de las reducciones de costos en una organización. Un FTE de 1,0 es equivalente a un trabajador o estudiante a tiempo completo, mientras que un FTE de 0,5 indica la mitad de una carga lectiva o laboral completa.

[Total:0    Promedio:0/5]
Share
avatar

Rolf Schuttenhelm

A diario intentando comunicar acerca de la Ciencia y la Sostenibilidad en Bits of Science.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.