Manifiesto del Frente Verde Anti-Capitalista y Carta Abierta a Extinction Rebellion

avatar

2019-03-20

Share

(Publicado originalmente en FreedomNews.org.uk. Traducido por Moisès Casado.)

El Frente Verde Anti-Capitalista es una alianza de grupos e individuos unidos por la creencia de que el capitalismo es una de las causas principales de la crisis ambiental que nos amenaza a todos, y que si no actuamos pronto, los costos de esta crisis recaerán sobre los pobres e impotentes.

En el contexto de esta crisis, los gobiernos del mundo parecen más interesados ​​en apuntalar los beneficios capitalistas que en prevenir el desastre, por lo que también creemos que se necesitará una campaña perturbadora de acción directa para prevenir la destrucción ambiental en curso y evitar que quienes se benefician de esta destrucción trasladen los costos a la clase trabajadora.

Nuestro manifiesto

Nos sentimos alentados por la capacidad de Extinción Rebelión para llamar a la gente a las calles y presionar con sus demandas de cero emisiones. Sin embargo, creemos que satisfacer estas demandas no será posible sin abolir el capitalismo, un sistema que depende de la explotación total de la naturaleza; ya sea sacrificando nuestra agua potable para frackear hidrocarburos o sacrificar a nuestros hijos en la línea de producción. Debemos desarrollar nuestras ideas de cómo podría ser un futuro diferente fuera de las limitaciones tanto del capital como de los combustibles fósiles. También debemos criticar las soluciones falsas ofrecidas por el capitalismo verde y el aumento del control estatal. Nuestro argumento es que el mundo en cincuenta años se verá radicalmente diferente de cómo lo vemos ahora. La pregunta es si estamos avanzando hacia un futuro sostenible para la humanidad, o hacia uno catástrófico.

  1. Una amenaza existencial: el cambio climático inducido por el hombre y la destrucción del medio ambiente en general son una amenaza para los ecosistemas globales. Se deben tomar medidas ahora para garantizar que no solo sobrevivamos, sino que también prosperemos en el futuro.
  2. El capitalismo es la crisis. El capitalismo es parte del problema. No se puede confiar en un sistema económico global basado en capitalistas en competencia para combatir el cambio climático cuando hacerlo amenaza sus ganancias. Debemos hacer que el vínculo entre el capitalismo y la degradación ambiental sea explícito en nuestra política y criticar el papel del estado para facilitar esto.
  3. Solidaridad de clase internacional: debemos ser internacionalistas en nuestro alcance y asegurar que las victorias para los trabajadores de los países desarrollados no signifiquen simplemente trasladarles los problemas ambientales a los trabajadores de los países en vías de desarrollo que menos han contribuido al cambio climático. Debemos presionar a nuestros sindicatos para que adopten una postura ecologista y anticapitalista que abogue por una transición justa pero rápida para los trabajadores de las industrias extractivas. Debemos adoptar una postura firme contra el nacionalismo y, en cambio, aspirar a la unidad mundial.
  4. Desarrollar el poder colectivo: debemos asegurarnos de que las acciones que tomamos y las luchas por las que nos vinculamos, nos vuelvan a nosotros y a los otros que participan más fuertes, no más débiles. Debemos evitar cualquier “llamada a la victoria” que se base en la “buena voluntad” de un político o la “experiencia” de una ONG. Gane o pierda, cada acción y campaña debe dejarnos más conscientes del mundo que nos rodea, más seguros de nuestro poder colectivo y más experimentados en nuestra capacidad de auto-organización.
  5. Diversidad de tácticas: debemos desarrollar una diversidad de tácticas que no dependa de las acciones de los políticos o corporaciones que desarrollan una conciencia para lograr sus objetivos. Planeamos trabajar junto con Extinction Rebellion mientras mantenemos ciertas críticas sobre ellos.
  6. Estructuras horizontales, de abajo hacia arriba: no podemos recrear las estructuras que sabemos que no funcionan dentro de nuestro propio movimiento. Nuestro movimiento debe ser horizontal y autónomo para que represente verdaderamente los intereses de aquellos a quienes nuestros gobernantes actuales consideran como prescindibles. También debemos adoptar un enfoque intersectorial para nuestra solidaridad y cuidado mutuo en todo momento.
  7. Necesitamos un nuevo sistema. En última instancia, si bien la amenaza inminente del cambio climático puede limitarnos a ejercer presión sobre el estado y el capital a corto plazo, a largo plazo necesitamos reemplazar estas instituciones para resolver los problemas sistemáticos que han creado esta crisis.

Estamos entrando en un territorio inexplorado, en términos de cómo los ecosistemas de la tierra pueden responder a las presiones cada vez mayores que el capitalismo ejerce sobre ellos. Si no se controla, la economía fosilista actual, continuará arruinando el clima con la carga de impactos que caen sobre la clase trabajadora y los países en vías de desarrollo. No tenemos fe en que los capitalistas, o sus representantes parlamentarios, actúen a tiempo para limitar el cambio climático de manera significativa. La crisis que perpetúan solo puede llevar a un aumento en el control estatal de la economía, de nuestras vidas, de las fronteras, ya que la clase dominante trata de contener el malestar social y mantener fuera a los refugiados climáticos. Debemos recuperar el control de nuestros sistemas energéticos y producctivos para crear un nuevo modelo de igualdad entre los pueblos en armonía con la naturaleza.

Carta abierta a Extinction Rebellion

A medida que se acerca la catástrofe climática, estamos impresionados y alentados por el movimiento que está construyendo Extinción Rebelión. Esta movilización ha revitalizado el activismo ecologista en un momento en que más lo necesitamos. XR ha sido audaz en sus objetivos cuando gran parte del movimiento establecido ha sido cínico, y ha logrado aprovechar un sentido más amplio de alarma sobre la degradación ambiental, y ha movilizado a muchas personas que no estaban involucradas anteriormente. XR ha crecido a una velocidad que muchas personas hubieran creído imposible antes de que lo viéramos suceder. XR también ha sido mucho más radical en este amplio atractivo de lo que muchas personas hubieran pensado, siguiendo una estrategia basada en la acción directa local y manteniendo una orientación internacional. No podemos exagerar el efecto abrumadoramente positivo que XR está teniendo en las políticas ambientales.

Aquellos de nosotros que ya participamos en varios movimientos radicales y verdes hemos asistido a reuniones y acciones de XR y los hemos encontrado profundamente inspiradores. Sin embargo, al mismo tiempo, también tenemos dudas acerca de algunas de las tácticas que XR ha adoptado en su búsqueda de un futuro verde, y hemos discutido cómo debemos salvar las diferencias entre nuestras opiniones y las de XR. No queremos socavar el importante trabajo que está haciendo XR, pero también sentimos que hay una conversación que debe tenerse sobre algunas de las tácticas de XR.

Si bien esperamos que estas tácticas funcionen, dudamos de que sean suficientes. Tememos que el gobierno esté menos dispuesto a negociar de buena fe y más dispuesto a utilizar la represión violenta contra una campaña verdaderamente perturbadora de lo que se supone. El capitalismo incentiva sistemáticamente la destrucción del medio ambiente, y nos preocupa que los costos de cualquier iniciativa gubernamental para combatir el cambio climático recaigan sobre los pobres e impotentes a menos que se articule una postura clara contra el capitalismo.

Nunca estaremos libres del espectro de la crisis ambiental, mientras que el beneficio de unos pocos se ponga por encima de las vidas de todos los demás.

Contra la amenaza existencial de la extinción humana que se cierne sobre todos nosotros, la cooperación es nuestra mayor fortaleza. Creemos que una forma diferente de hacer esto es una organización separada que trabaje junto con XR y permita una mayor diversidad de tácticas. Queremos apoyar a XR con una movilización paralela que se centre más en las raíces capitalistas de la catástrofe climática.

Creemos que estas acciones pueden apoyarse mutuamente y acercar un mundo de emisiones cero a la realidad. Nos vemos en las calles.

Fragmento de la portada del libro Capitalism is killing the Earth. An Anarchist Guide To Ecology. Fuente: FreedomNews.org.uk.

[Total:0    Promedio:0/5]
Share
avatar

Green Anti-capitalist Front

El Green Anti-Capitalist Front es un nuevo movimiento apoyado por grupos e individuos radicales en Londres y el Reino Unido para respaldar las acciones de Extinción Rebelión al tiempo que ofrece una alternativa radical para quienes ven la abolición del capitalismo como el único medio real de evitar una completa catástrofe ecológica.

1 respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.