Transició VNG y la «turuta»: hacia una sociedad diversa, sostenible y pacífica

avatar

2015-09-18

Share
Manuel Casal Lodeiro (coordinador de 15/15\15) con Carme & Ton (Transició VNG)

Manuel Casal Lodeiro (coordinador de 15/15\15) con Carme & Ton (Transició VNG)

De entre las primeras iniciativas de Transición a una vida pospetróleo en la Península Ibérica destaca Transició VNG (Vilanova i la Geltrú), que nació en el año 2009 en esta ciudad costera catalana de casi 67.000 habitantes. Curiosamente no saben ni sin están incluidos formalmente en el movimiento de Transition Towns, aunque lo que sí les importa mucho es su contenido y encontrar herramientas para avanzar; en este sentido están satisfechos del notable éxito de su columna vertebral (o la savia, en términos de la metáfora arbórea que utilizan en sus comunicaciones), la moneda social turuta. Aprovechamos una visita a Galicia para hablar con dos de sus miembros más activos, Carmen Dastis y Ton Dalmau, intercambiar ideas sobre lo que se está moviendo en los extremos noroeste y noreste de la Iberia, y conocer más sobre sus proyectos.

Carme, Ton: ¿podéis presentar a grandes rasgos la Turuta a quienes no la conozcan?

Cuando en julio del 2009 un grupo de personas, motivadas por el movimiento de Transition Towns, nos reunimos para poner en marcha una iniciativa con los mismos objetivos y, principalmente, para avanzar en la soberanía alimentaria y energética, pensando en nuestra ciudad, nos planteamos que era importante disponer de herramientas que nos pudieran ayudar a realizar una transición en ese sentido. Creamos varios grupos de trabajo y uno de estudio. Una tematica fue la moneda social y de aquí surgió el Proyecto Turuta. No nos plateamos crear una entidad o organización formal, sino estar atentos a todo lo que ya se estaba haciendo en la ciudad sin la etiqueta de Transition Town y, sobre todo, impulsar nuevas acciones.

Se creó la turuta en octubre de 2010, tomando el nombre de la unidad de valor que utilizamos para intercambiar bienes, conocimientos y servicios. Para impulsarla sí creímos que necesitábamos una entidad que nos permitiera realizar los intercambios entre miembros asociados; así nació en mayo de 2011 la asociación ECOL3VNG (son las iniciales de ECOsistema, ECOnómico, ECOlógico Local de Vilanova i la Geltrú). El nombre de turuta hace referencia a la música del acto más emblemático y vivo de los carnavales, el día de las comparsas, momento muy especial en el que hay mucha energía positiva en la calle y la participación es masiva.

Transición VNG es, pues, un espacio ciudadano abierto, libre y colaborativo que se visibiliza mediante un blog donde se da a conocer todo aquello que acontece en la ciudad relacionado con el tema; una lista de distribución abierta a la participación y al debate y, desde junio de 2013, una sección radiofónica mensual del programa producido por la Asociación Mézclate Conmigo que acoge y emite la radio municipal local, Canal Blau Ràdio.

La asociación ECOL3VNG tiene en la actualidad 320 socios/as, 30 de los cuales son oferentes profesionales (comercios, establecimientos, autónomos, etc.). El ayuntamiento, a través del departamento de Medio Ambiente, también se ha hecho socio y el pleno del ayuntamiento del 7 de julio del 2014, aprobó por unanimidad el reconocimiento de la turuta como moneda social de VNG.

¿Cuál es la base de emisión de esta moneda? ¿Quién, cómo y cuándo crea las turutas?

6º mercado de 2ª mano e intercambio en Vilanova i la Geltrú.

6º mercado de 2ª mano e intercambio en Vilanova i la Geltrú.

La turuta es una unidad de intercambio que equivale a tiempo de dedicación en proyectos aprobados por la asociación. Los objetivos de la asociación, son los de la Carta de la Tierra (proyecto internacional muy interesante) aplicados a nuestra población. Resumiendo: trabajar para avanzar hacia un planeta diverso, sostenible y pacífico. Aquellos proyectos que pueden aportar algo en este sentido, pueden recibir crédito de la asociación en turutas y compensar la dedicación de los socios/as para realizarlos. Los proyectos que impulsar se aprueban en la asamblea de presupuestos participativos de principios de año.

Destacamos, en este sentido, algunos proyectos: la creación de huertos comunitarios y recuperación de tierras para su cultivo ecológico, y la puesta en funcionamiento de la que llamamos Oficina de Cambio Local: servicio de atención dos veces por semana para informar a la ciudadanía y ofrecer todo tipo de soporte a las necesidades de los socios.

¿Se generan turutas constantemente?

I Encuentro Taste d'horts (Transició VNG).

I Encuentro Taste d’horts (Transició VNG).

No. Se generan con las dedicación a los huertos y proyectos aprobados, a razón de 10 turutas/hora. Salen del saldo del proyecto (que puede quedar en negativo hasta la cantidad previamente aprobada en la Asamblea) y entran en el saldo del socio/a. Con este saldo, ya se puede intercambiar. Una vez los huertos son productivos, los productos se intercambiarán con turutas, que salen del saldo del socio/a y entran en el saldo del proyecto, rebajando su saldo negativo.

Se pueden hacer aportaciones voluntarias de turutas a un fondo común llamado Fondo Cooperativo, las cuales no quedan inmovilizadas en los saldos de los socios y pueden recuperarse en caso de necesitarlas. Este Fondo sirve para financiar proyectos de cualquier tipo (siempre en el sentido de la Carta de la Tierra). Por ejemplo: un grupo de jóvenes que desea organizar un concierto, piden un crédito, por ejemplo, de 1.000 turutas; de aquí pagan lo necesario para el concierto, los músicos, etc.; si quieren se pueden compensar turutas por su trabajo, también; cuando se realiza el concierto, ingresan turutas y liquidan el crédito.

¿Se pueden cambiar euros por turutas?
Sí. Disponemos de una cuenta en una banca ética y haciendo un ingreso de euros, en la Oficina de Cambio Local le anotamos la misma cantidad en turutas más un 5% de bonificación.

Pagamos una sola cuota inicial de 10 euros y se reciben 10 turutas para empezar a intercambiar (estas turutas salen de un proyecto financiado por el Fondo Cooperativo). Nuestra idea es que, en la medida que el fondo de euros vaya creciendo, una vez pagados los gastos de la asociación, servirá para hacer microcréditos sin intereses para proyectos del ecosistema, de esta forma estaremos convirtiendo euros especulativos en euros cooperativos.

Una vez en circulación, ¿cómo es un uso típico de ellas? Ponednos algunos ejemplos prácticos.

Las turutas son un valor que reconocemos en el marco de la asociación. Es valor de dedicación voluntaria. Cada socio/a puede aportar lo que desee al conjunto: conocimientos, servicios, cosas de segunda mano, productos artesanales, etc. La turuta compensa las habilidades de las personas, sean cuales sean.

Los socios profesionales aceptan a cambio de una parte o de la totalidad de sus productos o servicios. Ellos saben que, si la oferta es atractiva, tendrán una nueva clientela. Valoran que la clientela aprecie su oferta.

Todos los socios/as podemos intercambiar entre nosotros, creando así el Mercado de la Turuta. Sin duda, lo mejor del proyecto son las personas que se van uniendo al mismo y las sinergias y relaciones que se van creando: de ayuda mutua, de cooperación, de creación de nuevos proyectos, de cambio social, de transición a un nuevo modelo de convivencia, etc.
Todas las entradas en turutas, son comparables a euros locales, que podrán ser intercambiados por cualquiera de los servicios, productos o conocimientos ofrecidos en el ecosistema [local]. El valor de la turuta crece con la oferta de todos los socios/as. La parte impositiva se paga en euros. Creemos estos deben servir para el bien común.

¿Los intercambios se anotan? ¿De qué forma?

Una 'tarjeta monedero' de la turuta.

Una ‘tarjeta monedero’ de la turuta.

Desde el primer momento optamos por definir un sistema que fuera lo más similar posible a la economía real, pensando especialmente en la integración del comercio local: si tengo euros puedo comprar; si no tengo, no. Con esta idea diseñamos lo que denominamos Tarjeta de Intercambios, pensando sobretodo en algo que fuera sencillo y resiliente.

En cada intercambio que se realiza se anota: la fecha, el concepto, el código de socio/a que da turutas, el código de socio/a que recibe turutas (en uno entra el valor acordado y en el otro sale el mismo valor). Se firman mutuamente las tarjetas, dando así por finalizada la transacción. Es una sistema donde no existe el anonimato, sino el contacto entre personas.

En un segundo momento, cada socio/a debe comunicar las entradas en turutas en su saldo, mediante una aplicación on-line que tenemos en http://turuta.cat. De esta forma se registran también todos los intercambios y los saldos son consultables por todos: es un sistema transparente.

Los intercambios se van incorporando periódicamente a la base de datos de la OCL (Oficina de Cambio Local) para poder extraer datos estadísticos con un programa informático.

A nivel de contribuir a las necesidades básicas de la gente, ¿hasta qué punto estar dentro de la turuta está permitiendo a personas desempleadas de la localidad paliar la escasez personal de euros?

Encuentro festivo 'Espacio Faro' (Transició VNG).

Encuentro festivo ‘Espacio Faro’ (Transició VNG).

El hecho de ser socio o socia de la entidad te permite poder acceder a una oferta aún pequeña, pero diversa. Nuestro modelo se basa en un razonamiento muy actual: hoy en día hay productos que difícilmente podemos producir en un pueblo: un ordenador, un coche, un avión, un teléfono… por tanto hablamos de productos globales, mercado global y monedas globales, pero hay productos que hasta hace 40 años siempre cada pueblo producía los suyos (comida, ropa, muebles, casas…). Por tanto, hablamos de productos locales, mercados locales y debería haber sistemas económicos locales para estimular la producción y consumo de estos productos.

Es muy interesante ver como algunos socios/as con dificultades para acceder al mercado global, por no tener trabajo remunerado, en este marco comunitario están logrando poner en marcha pequeños proyectos de producción (de jabones, de cosmética natural, de mermeladas, etc.) lo cual les está facilitando el aprendizaje, ya que pueden contrastar sus productos intercambiados con turutas y/o también con algunos euros; ello les está animando a mejorar sus productos y esto quizás les permita algún día dar el salto a la economía global… o no. Pero lo que sí es cierto es que la turuta, al no ser escasa, permite valorar productos y habilidades no valorados por la economía globalizada.

¿Por qué habéis elegido un modelo de moneda que no se pueda convertir a euros y habéis apostado, por contra, por el modelo del crédito mutuo?

Un sistema fundamentado en la convertibilidad total con el euro conlleva dos dificultades asociadas: si elaboras billetes, éstos deben estar muy bien diseñados para que no puedan ser falsificados (y esto significa euros) y, si no tienes euros, difícilmente puedes participar en esta segunda economía. En cambio, con un sistema de crédito mútuo todo el mundo puede participar, tenga o no tenga euros, porque todos/as podemos aportar conocimientos, servicios, etc. o realizar trabajo voluntario en proyectos, tal como tenemos en la turuta.

Por otro lado, el crédito mutuo nos agradaba pero hicimos el siguiente razonamiento, motivado por el hecho de que en un sistema de crédito mutuo, siempre hay unos socios en positivo y unos en negativo —es decir, el total siempre debe ser 0—: todos los socios/as deberían tener saldo positivo. ¿Qué es, entonces, lo que debe estar con saldo negativo para que la suma de todos los saldos sea 0? La respuesta es: los proyectos aprobados por la asociación. La asociación acuerda que estos proyectos puedan quedar con saldo negativo hasta la cantidad acordada, es decir, son ellos los que tienen derecho al crédito. Cada hora de dedicación voluntaria en un proyecto la definimos como 10 turutas y 1 turuta tiene, a su vez, la referencia de valor de 1 euro [es decir, la dedicación se compensa a razón de 10 euros/h]. Se trata de una manera de regular o compensar la participación de los socios/as en la asociación realizando tareas de mejora social. En este ecosistema no hay asalariados sino personas que deseamos participar en la evolución y cambio social a partir de potenciar las relaciones de proximidad, cooperación y ayuda mutua.

Podríamos decir que se trata de un sistema de crédito mutuo entre cada socio y la asociación, o un sistema en el que socializamos los saldos negativos de los socios en forma de proyectos de transformación social.

¿Qué está aportando a los aproximadamente 30 oferentes profesionales que la usan? ¿Hay alguna empresa, comercio o profesional que esté a día de hoy funcionado principalmente o exclusivamente en turutas?

La participación de los oferentes profesionales consideramos que aún es muy baja. Constatamos que es muy laboriosa la tarea de explicar el concepto de moneda social y sus beneficios para el ecosistema. El sistema capitalista y su funcionamiento lo tenemos muy asumido e interiorizado. Hay que vencer muchas barreras mentales. De todas formas, la experiencia hasta ahora la consideramos muy interesante ya que la aceptación, en general, es positiva; prueba de ello es que ningún establecimiento se ha dado de baja hasta la actualidad.

La opción mayoritariamente elegida por los establecimientos es no ofrecer exclusivamente en turutas, ya que sus productos —en la actualidad prácticamente todos— los tienen que pagar con euros [a sus proveedores]. También debe pagar sus impuestos con euros y al ser un sistema no respaldado con euros, no pueden recuperar euros [a partir de sus turutas].

En estos años ya estamos acumulando algunas experiencias interesantes: por ejemplo, que los comerciantes que —por los motivos que sean— ofrecen un porcentaje mayor en turutas, reciben más clientes nuevos que antes no acudían a su establecimiento y, como afirma un panadero muy involucrado en el proyecto que ofrece el 25% en turutas: “me viene una clientela nueva muy interesante con unos valores de ecología, cooperación y amantes del producto local que comparto, ello hace que tenga muchas turutas, pero ya estoy empezando a poderlas intercambiar por otros productos o servicios, y… también [estos nuevos clientes] suponen [más] euros que me entran”.

Una pescadería a la que, al vender producto fresco, le interesaba vaciar la tienda al final de la semana, la última hora de la semana ofreció el pescado —durante una temporada— al 100% en turutas. Así, lograba vaciar el producto; más tarde limitó al 50% la aceptación de turutas.

Ya tenemos algunas pequeñas pero interesantes experiencias del uso de la turuta como herramienta para mejorar el consumo y estimular la producción local de productos.

Vosotros describís la turuta como la savia de todo el proyecto de Transición VNG. Explicadnos un poco esta metáfora y el resto del árbol de vuestra transición local.

En realidad la metáfora del árbol la utilizamos no para todo el proyecto de Transición VNG sino para definir la estructura organizativa de la asociación ECOL3VNG (o Proyecto Turuta). Este proyecto lo definimos como un Árbol de Enriquecimiento Local y su estructura organizativa es la que se puede ver representada en el dibujo adjunto:

El árbol de enriquecimiento local del Proyecto Turuta.

El árbol de enriquecimiento local del Proyecto Turuta.

En él, las 10 raíces responden a los diferentes temas organizativos. La cepa —en catalán soca— son las iniciales de Socios Organizados Cooperando Activamente y son los socios/as más involucrados en el proyecto. El tronco —la madera— son las personas, los socios y socias; las ramas son los diferentes temas que van naciendo, y los frutos, toda la riqueza local que va emergiendo. La turuta es la savia que riega todo el árbol.

¿Cuánto puede crecer el árbol? Como mucho, 500 ó 1.000 habitantes, porque son muy importantes las relaciones de proximidad, de conocimiento, de confianza y sobretodo de participación. Es decir, que cuantos más socios/as puedan participar en las asambleas, mejor… pero si crece más, se crearía otro árbol, y otro, y otro… un concepto de bosque. La turuta, en VNG, sería la misma para todos, pero los proyectos serían responsabilidad de los respectivos árboles.

Soñando un poco, podríamos imaginar un mundo que se va poblando de Árboles de Enriquecimiento Local (en las ciudades y en las zonas rurales) y que, a su vez, se van creando lazos de cooperación entre ellos. La economía cooperativa iría creciendo y aumentando las fuerzas para cambiar la economía especulativa que está destruyendo a pasos agigantados el Planeta.

La turuta también la estáis usando no sólo como medio de pago sino también para la inversión ética-ecológica-transicionista. ¿Cómo funcionan los créditos en turutas? ¿Quién elige qué proyectos se financian? ¿Cómo es el funcionamiento democrático de gobierno de la moneda?

Jornadas de Economía Social y Solidaria, 2004 (Transició VNG).

Jornadas de Economía Social y Solidaria, 2004 (Transició VNG).

La turuta es principalmente el punto de encuentro de gente muy diversa que va asociándose con unos valores nuevos, valores de transición hacia una sociedad mejor. Cualquier socio/a puede plantear un proyecto y puede necesitar un crédito para ponerlo a andar. El mecanismo de funcionamiento es el siguiente: el órgano de gobierno y de toma de decisiones es la Asamblea. Se realizan de dos a tres al año. Exite una Junta Coordinadora (o Comisión Permanente) que es la encargada de gestionar la globalidad del proyecto día a día; esto significa que es quien recibe las peticiones de proyectos y va realizando reuniones de seguimiento del conjunto del árbol. La Junta Coordinadora se reúne un día al mes (los primeros años nos reuníamos semanalmente). Todas las reuniones están abiertas a todos los socios/as. La Junta puede tomar decisiones provisionales —sobre todo de gestión—, pero si estas son muy importantes, deberán ser ratificadas por la Asamblea. También se pueden convocar Asambleas extraordinarias.

A la Comisión Permanente se añaden comisiones temporales para tratar temas concretos. Por ejemplo, una creada el año pasado llamada Fiesta de la Turuta para organizar unas jornadas de economia social y solidaria que se llevaron a cabo el último trimestre del año.

Es muy importante para mantener la confianza entre todos/as, que todas las reuniones y asambleas estén bien documentadas en actas. Las actas y toda la información del ecosistema, incluidas las cuentas, es abierta a todos los socios/as.

Para garantizar la sostenibilidad del ecosistema es fundamental que nadie sea imprescindible. Esto significa que como mínimo todos los roles importantes para el funcionamiento del árbol, deben ser conocidos por dos personas como mínimo y todas las tareas tienen que estar bien documentadas.

Algo que llama la atención visitando vuestras páginas es la no presencia del logotipo oficial de las Transition Towns. Vuestro proyecto nació inspirado claramente por Rob Hopkins, su manual y las primeras iniciativas de Totnes, etc. ¿Por qué no estáis oficialmente dentro de esta red? ¿Qué cosas os gustan de ella y cuáles no? ¿Pensáis que debe haber una Transición o múltiples transiciones adaptadas a cada contexto social, cultural, geográfico..? ¿Mantenéis relación con las iniciativas oficiales de las Transition Towns en el Estado Español?

Lo cierto es que nos inspiramos en las Transition Towns pero no vimos imprescindible tener una etiqueta oficial. Quizás es por desconocimiento, pero, desde que empezamos, el día a día nos ha absorbido mucho y siempre valoramos que la mejor manera de impulsar la transición de nuestra realidad es observándola y intentando incidir en ella, más que copiar modelos de otras realidades culturales. No obstante, en absoluto rechazamos que pueda haber un ente que oficialice (o intente conectar de alguna manera) estas experiencias; más bien, quizás, si no figuramos, también es porque nadie se ha preocupado de que figuremos. No sabemos si hay que rellenar algún formulario… cosa que en algún momento inicial recuerdo que hicimos. Estamos abiertos a explicar nuestro proyecto y también muy interesados en conocer otras experiencias —hace unos meses participamos en un encuentro de coordinación en Barcelona, por ejemplo—; es decir, en absoluto estamos cerrados a avanzar con el conjunto de pueblos en Transición.

Es indudable que cada territorio tiene sus propias dinámicas y singularidades. Por tanto, creemos que es bueno que cada lugar, de acuerdo a la gente que lo impulsa, lleve a cabo sus iniciativas de Transición. La suma de todas estas iniciativas es la que producirá grandes cambios.

Algo que me parece revelador de la importancia de vuestro modelo es la repercusión internacional que está comenzando a tener, algo a lo que sin duda contribuye vuestra presencia en encuentros a nivel español e internacional. Explicadnos un poco vuestra relación con Bernard Lietaer, el juego Ecopolis y cómo llega todo a esto a la Sorbona de París.

Bernard Lietaer (Fuente: Wikimedia Commons).

Bernard Lietaer (Fuente: Wikimedia Commons).

Hay que aclarar que haces referencia a un aspecto concreto del movimiento que es el de la moneda social. Justamente es el que más energia y dedicación nos comporta por su despliegue y desarrollo. Bernard Lietaer, con su libro El futuro del dinero, ha sido desde el comienzo nuestro principal inspirador en el Proyecto Turuta. Él es un referente internacional. En julio del 2010, después de leer su libro, nos enteramos que iba a participar en un curso de monedas sociales organizado por la Universidad de Almería, y allí fuimos. Un curso fantástico, intenso y revelador.

El-futuro-del-dinero-Bernard-Lietaer-w200Al llegar a VNG después de hablar con un conocido economista, con un comerciante, etc., vimos que era difícil hacer entender el potencial de las monedas sociales. Se nos ocurrió hacer un juego, inspirado en el Monopoly, pero que en vez de enseñarnos a especular, nos mostrara cómo puede ser de beneficioso para la economía de un pueblo el disponer de dos monedas complementarias entre sí: una —la oficial— más orientada para los productos globales y otra —en nuestro caso la turuta— para estimular la producción de productos locales. El juego, adicionalmente, nos enseñaría cómo, de esta forma, podemos reducir la huella ecológica. Así nació el Ecopolis, como una herramienta para ayudarnos a entender cómo podría funcionar una moneda social en una ciudad como VNG. Jugamos algunas partidas hasta que llegó octubre del 2010 y decidimos seguir jugando, pero en el mundo real, y empezamos a generar las primeras turutas regenerando tierras. Allí quedó aparcado el juego [de mesa]. En 2014 nos encontramos de nuevo con Bernard y, hablando con él, encontró muy interesante la idea del juego y nos invitó a realizar una partida de Ecopolis con alumnos de su curso de postgrado en “Desarrollo Sostenible” del programa Erasmus Mundus que imparte en la Universidad Sorbonne de París.

Fue el pasado octubre cuando se materializaron cuatro partidas simultáneas con sus 24 alumnos. La partida fue un éxito y, para nosotros, una satisfacción muy grande poder compartir aquel espacio con el profesor Bernard Lietaer y sus alumnos, a quienes agradó el juego y también el Proyecto Turuta. Prueba de ello es que dos alumnos que participaron en la partida nos pidieron posteriormente venir a realizar sus prácticas profesionales de máster en nuestra asociación. Han estado entre nosotros cuatro meses que han sido muy enriquecedores para ambas partes.

¿Qué planes hay que ampliar todo esto para que sea replicable, para que vuestro modelo, vuestro árbol pueda producir frutos con semillas que broten en otras tierras?

En 2012, gracias a disponer de la turuta, pudimos organizar el primer (para nosotros) encuentro estatal de monedas sociales y complementarias. El objetivo principal del encuentro era conocer otras experiencias de monedas sociales, ya que en el primer encuentro internacional que se celebró en Lyon en 2011 vimos personas de otros proyectos de España y Catalunya pero no sabíamos cuáles eran esos proyectos. También teníamos la intención de avanzar en la intercooperación entre monedas.

Encuentro estatal de monedas sociales y complementarias.

Encuentro estatal de monedas sociales y complementarias.

¿Planes? Nuestro plan principal es trabajar para consolidar nuestro proyecto, que nuestro Árbol crezca con vitalidad y sea capaz de generar cuantos más frutos mejor en nuestro pueblo. También, por supuesto, poder ayudar a personas de otros pueblos o realidades a poner en marcha sus proyectos. Y, si es posible, que sea un modelo fácilmente replicable.

Pasemos ahora a otro aspecto que me parece muy importante de vuestro proyecto: la relación con el gobierno local, con el ayuntamiento. ¿Cómo ha evolucionado? ¿Cómo habéis pasado de ser un grupo de bichos raros jugando a una especie de Monopoly ecologista a establecer acuerdos con el gobierno municipal? ¿En qué se está plasmando en la práctica esa colaboración y qué alcance esperáis que tenga? ¿Habéis logrado que sea algo asumido por todos los grupos y exento del rifirrafe partidista?

Ayuntamiento de VNG. Fuente: Wikimedia Commons.

Ayuntamiento de VNG (Fuente: Wikimedia Commons).

Nuestra idea siempre ha sido ir más allá de las discusiones teóricas y facilitar el avanzar hacia la práctica, que es la que realmente puede cambiar las cosas. Siempre hemos procurado que se entienda que las iniciativas de transición y el uso de la moneda social no pertenecen a nadie, sino que son herramientas trasversales al servicio de la comunidad y del cambio social. Deseamos avanzar a partir de las personas, sus necesidades y su potencial. En este sentido, cada cual entra libremente en la lista de distribución y si quiere participar del Proyecto Turuta puede asociarse a ECOL3VNG adhiriéndose a sus Estatutos y objetivos, esto es, la Carta de la Tierra.

En las elecciones locales de 2011, nos reunimos personalmente con todos los alcaldables y les explicábamos el proyecto. Siempre destacamos que parte de la iniciativa Transició VNG y surge como herramienta trasversal a favor de la transición. Todos/as, en general, aplaudieron la iniciativa ciudadana.

Seguidamente, fuimos a encontrar a la alcaldesa elegida para explicarle el proyecto. Le gustó y nos autorizó a comunicar que: “el equipo de gobierno ve con buenos ojos esta iniciativa”. En noviembre de 2013 aprovechamos la convocatoria de Asamblea Abierta Municipal para presentar una propuesta de reconocimiento de la turuta como moneda social de Vilanova i la Geltrú. Pasó todos los trámites y el 7 de julio de 2014 el pleno lo aprobó por unanimidad. El Departamento de Medio Ambiente quiso dar un paso más allá y, en el mismo pleno, la concejal responsable anunció que nos ofrecían además establecer un convenio de colaboración para utilizar la turuta en determinados proyectos sociales que están llevando a cabo: huertos sociales, mercados de intercambio y segunda mano y pobreza energética. En la actualidad ya estamos empezando a intercambiar servicios con el ayuntamiento con compensación de turutas, un paso experimental importante.

Procuramos que la turuta no sea algo marginal de unos bichos raros sino que esté totalmente integrada en la economía, la gente y la cultura local. Que ayude a construir comunidad y refuerce la economía y el comercio local.

Volviendo al tema monetario… En Catalunya están surgiendo muchas iniciativas en el ámbito de las monedas complementarias: Eurocat, Faircoin, aparte de las ya veteranas a nivel local como vuestras turutas, los ecos del Alt Congost, los ecos de las ecoxarxas, el RES y otras, como bancos del tiempo, etc. ¿Cómo veis esta pluralidad a diversos niveles? ¿Pensáis que es positiva la coexistencia de diversos modelos a diversas escalas, lo que algunos llamamos la biodiversidad del ecosistema monetario?

Sí, la biodiversidad es importante en todos los terrenos. Actualmente estamos bajo una especie de dictadura de lo global, lo uniforme, lo estándar, lo único, etc. y esto es fruto de un sistema económico único dominante.

En las sociedades donde tienen más de un sistema monetario activo —por ejemplo Suiza, donde tienen el WIR un sistema de crédito mutuo entre empresas, con más de 70 años de antigüedad—, cuando la moneda oficial tiene problemas, disponen de una segunda moneda que facilita que la gente pueda seguir intercambiando y la economía no se para.

Estamos en unos momentos en que —siguiendo el consejo de Bernard— es muy importante poner imaginación, creatividad y buscar sistemas que funcionen. No nos debe preocupar la diversidad monetaria; la diversidad forma parte de la vida humana. Sí que debemos avanzar hacia la complementariedad.

A nivel ético y humano, vuestro proyecto también resulta peculiar. Para poder usar la turuta hay que firmar ni más ni menos que los principios éticos de la Carta de la Tierra. ¿Por qué lo consideráis necesario? ¿Qué características especiales aporta esto a vuestro modelo de transición?

earth-charter-initiative-carta-de-la-tierra-w200La Carta de la Tierra es una una declaración de principios éticos fundamentales para la construcción de una sociedad global justa, sostenible y pacífica en el Siglo XXI. Su contenido y mensaje es un principio inspirador fantástico para avanzar en la Transición ya que es análogo a la Carta de los Derechos Humanos, pero con una visión más holística: la visión de los derechos del Planeta y de todos los que lo habitamos.

Creemos que es un documento vivo y muy revelador que nos debería inspirar para las transiciones y que indica contenidos que se ocupan especialmente de la transición hacia estilos de vida y el desarrollo humano sostenible.

Para acabar, ¿qué aspiraciones tenéis como colectivo transicionista a nivel local? ¿Creéis que la turuta seguirá creciendo? ¿Hasta qué punto puede ayudar a la gente de Vilanova i la Geltrú a vivir sin depender del capitalismo o del Estado? ¿Qué otros proyectos para apuntalar la resiliencia de la ciudad estáis promoviendo gracias a la turuta? ¿Serían posibles sin la existencia de esta moneda? ¿Creéis que son viables las experiencias de transición local sin disponer de una moneda propia?

La turuta ha nacido para quedarse, crecer y facilitar la puesta en marcha de proyectos transformadores que potencien la producción de productos locales y el máximo ahorro energético, en una palabra: la resiliencia local. La turuta como punto de encuentro de personas con una nueva visión, genera nuevas sinergias que pueden dar lugar a nuevos proyectos, como nos ha pasado en diferentes ocasiones, por ejemplo, el Encuentro Estatal de Monedas, unas jornadas de Economía Social y Solidaria, un curso de Agricultura Regenerativa, etc.

Proyectos se pueden realizar tantos como seamos capaces de gestionar, pero creemos que aún faltan muchas personas que se dediquen al cambio social. De todos modos, la concienciación social está cambiando y mucha gente se plantea que debemos construir modelos económicos y sociales diferentes a los que nos vienen dados.

La turuta y las monedas sociales no son más —pero tampoco menos— que herramientas para contribuir a un cambio económico, para lograr soberanía económica.
La verdadera fuerza está en la gente y en nuestra capacidad cooperativa de hacer cosas, de transformar nuestro mundo, de construir comunidad para impulsar la Transición del modelo actual excluyente, insostenible y agresivo a un modelo respectuoso con la diversidad, sostenible y pacífico. Ojalá en cada pueblo y ciudad nacieran consciencias para promover transiciones y que cada transición local se dote de los recursos que crea necesarios para lograrlo.

[Total:1    Promedio:5/5]
Share
avatar

Manuel Casal Lodeiro

Divulgador del Peak Oil y otras amenazas para la civilización industrial. Autor de "La izquierda ante el colapso de la civilización industrial", "Nosotros, los detritívoros" y coordinador de la "Guía para o descenso enerxético". Fundador y coordinador de la revista 15/15\15.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.